Cada día, los jóvenes salen a descubrir las montañas en un ambiente de compañerismo.

0

Durante las seis semanas en que los Blavets de Lluc se van a casa, con motivo de las vacaciones escolares de verano, sus dormitorios son ocupados por los participantes del Natura Camp Lluc. Es una interesante aventura para jóvenes, de entre siete y trece años de edad, ávidos de una experiencia en plena naturaleza y de conocer nuevos amigos. Los jóvenes salen a diario a descubrir el entorno de Lluc y regresan a la hora de comer, excepto una vez a la semana, que pasan toda la jornada de excursión.

Con la música de El cant dels ocells los niños y niñas se levantan a las ocho de la mañana y, tras desayunar, preparan sus mochilas con lo imprescindible: gorra, prismáticos, brújula, mapa, etc., para comenzar su excursión a la montaña. Carles Amengual, director del Natura Camp Lluc, es médico homeópata, biólogo, guía de montaña y máster en técnicas de supervivencia en la naturaleza. «El principal objetivo, además de disfrutar de una gran experiencia, es conocer el entorno de Lluc, sus montañas, el bosque, fuentes, animales y vegetación.

Durante el campus promovemos los valores como el respeto, la amistad, autosuficiencia y el trabajo en equipo. Todo ello acompañado con una alimentación sana y la práctica de ejercicio físico», señala Amengual. Cada noche, antes de retirarse a los dormitorios, contemplan una de las imágenes más bellas, el cielo lleno de estrellas.