Antònia Heredia ha hecho realidad su proyecto pese a las dificultades. | Antònia Heredia

0

Antònia Heredia (Felanitx, 1999) ya es técnico superior de Fotografía y Artes Plásticas por la Escola d’Art i Superior de Disseny de les Illes Balears. «Para la obtención del título, tenemos que realizar un proyecto final, en el que ponemos en práctica los conocimientos adquiridos durante los dos años de curso. En mi caso, para el proyecto final, el tema que elegí era fotografiar los partos naturales en casa y los partos en hospitales para dar visibilidad a ambos procedimientos, igual de respetables. Cuando declararon el estado de alarma por la pandemia de la COVID-19, y teniéndolo todo en contra, decidí continuar con la idea e intentar sacar el proyecto adelante, a pesar de que lo veía muy complicado», explica la joven, que quiere agradecer el apoyo que le ha prestado en todo momento su tutor, Bruno Daureo.

Antònia logró fotografiar cuatro partos en total, dos en hospital y otros dos en domicilios particulares. «No ha sido nada fácil. Aparte de que en los partos solo podía haber estrictamente un acompañante y la presencia del equipo sanitario, mi día a día se resumía en hacer llamadas, enviar correos electrónicos, esperar, volver a llamar, volver a esperar hasta que obtenía una respuesta, y en varios casos se me denegó la entrada. Estaba en contacto con las protagonistas del proyecto a diario y pendiente las 24 horas del día, por si se ponían de parto. Necesité autorizaciones y permisos por parte de todo el equipo sanitario y de los departamentos de los hospitales».

Con todas esas dificultades, Antònia se deshace en elogios hacia las parturientas. «Han colaborado muchísimo y me han ayudado en todo. Es cierto que no es fácil el hecho de que una ‘desconocida’ te haga fotos cuando estás dando a luz, en este caso, una persona que te ha contactado porque necesita fotos durante tu parto para su proyecto en medio de una pandemia… ¡Era difícil de explicar! Pero no pude encontrar mujeres más valientes que ellas, las protagonistas del proyecto. En todo momento fueron de lo más comprensibles y sus ganas e ilusión me ayudaron a completar el trabajo».

Antònia ha utilizado para su trabajo una Nikon D3200 y el hecho de usar el blanco y negro «fue porque consideraba que le daba un aire más dramático y sentimental a las fotos».

Además de la satisfacción personal, Antònia ha tenido la gran alegría de ver cómo su trabajo ha sido reconocido en uno de los certámenes de fotografía más importantes: Photo España. «A pesar de que no tenía ninguna expectativa, he quedado seleccionada en su sección de ‘Descubrimientos’ y allí estaré con mi proyecto en septiembre. Estoy alucinada».

Xisca en el proceso de dilatación en la bañera.