Un gráfico que muestra la importancia del sonido en los océanos. | Santiago Viedma

0

La crisis climática, la pérdida de biodiversidad, la destrucción de los hábitats litorales, la amenaza de la minería submarina, la contaminación acústica, la sobrepesca y el vertido de plásticos están alterando los ecosistemas marinos con «consecuencias imprevisibles». Así de contundentes son las organizaciones ecologistas, que han elegido el Día Mundial de los Océanos para unirse y alertar de los problemas que amenazan al medio marino.

Además, se ha hecho hincapié en que la pandemia del coronavirus está agravando el problemas de los microplásticos al «disparar el uso de utensilios de un solo uso como mascarillas, guantes y envases, que no son bien reciclados», apunta la responsable de biodiversidad de Greenpeace, Pilar Marcos.

En el caso del Mediterráneo, alberga «entre un 21 % y un 54 % de todas las partículas de microplásticos del mundo» porque, al ser «un mar semicerrado, todo lo que se vierte permanece allí mucho tiempo» y de hecho un estudio de 2015 recogió «una media de 320 objetos de basura por cada 100 metros, de los cuales el 75 % eran plásticos».

Los residuos de la pandemia agravan la estabilidad de los océanos
Los residuos de la pandemia agravan la estabilidad de los océanos.

Marcos critica que la industria «esté buscando todo tipo de soluciones tecnológicas para sustituir un tipo de plástico por otro sostenible» cuando en su opinión «el mejor plástico es el que no se produce».

La tropicalización del Mediterráneo

Según un informe de WWF con motivo de la celebración del Día Mundial de los Océanos, el Mar Mediterráneo es el que más rápido se está calentando en todo el mundo, a un ritmo un 20 por ciento más veloz que la media mundial a consecuencia del cambio climático, pero además sufre una «grave presión» a consecuencia por la sobrepesca, la contaminación, el comercio marítimo y el desarrollo costero.

La ONG reclama a los líderes mundiales, coincidiendo con la efeméride que fortalezcan la biodiversidad a través de las acciones climáticas y los mecanismos financieros acordados en la Convención de la Diversidad Biológica, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) y la Convención de Barcelona, que tendrán lugar durante la segunda mitad del 2021.

Así, la ONG señala que la 'tropicalización' del Mediterráneo, la pérdida de biodiversidad o la degradación de los hábitats marinos son algunos de los impactos más destacados que está produciendo el cambio climático en el Marenostrum.

PALMA. OCEANOGRAFIA. Alta concentración de CO2 de origen humano en el Mediterráneo
El mar Mediterráneo se calienta a un ritmo 20 veces más veloz que la media mundial.

El estudio de WWF analiza seis ejemplos de los impactos que afectan a este mar que ya está sobrecalentado. En concreto, advierte de que una de las consecuencias de la tropicalización es la aparición de nuevas especies y la ONG calcula que al menos 1.000 especies invasoras han aparecido desde zonas más cálidas al Mediterráneo desplazando a las autóctonas, una tendencia también favorecida por el intenso tráfico marítimo del Canal de Suez o el Estrecho de Gibraltar.