Xavi de las Heras y La Terremoto, en la cocina del Flexas, preparados para la reapertura. | Pere Bergas

3

Unos entraron con discreción, otros bailando y chasqueando los dedos y algunos con los brazos abiertos en busca de un buen apretón. Tras medio año con las persianas echadas, el bar Flexas retomó este sábado su actividad con una gran acogida.

«Han sido unos meses bastante difíciles porque hay que mantener un local como este, que es divino pero también antiguo, lo que ha supuesto venir una vez a la semana para supervisar que todo funcione», afirmó Pepa Charro, La Terremoto de Alcorcón, copropietaria del bar junto a Xavi de las Heras.

Novedades

Antes que la bulla se solapase con la música, algo que se echaba en falta, en los altavoces sonaban Amalia Mendoza, Lola Beltrán o Pedrito Fernández, entre otros artistas mexicanos. Durante los últimos meses La Terre ha grabado en México junto a otros intérpretes españoles, como Miren Ibarguren, Eduardo Casanova y Pol Monen, la nueva película del director Alfonso Albacete, La novia de América, que se estrenará el próximo año. «Hoy haremos un pequeño homenaje a México. He traido moles, chiles, tequila, mezcal, y también alegría, que se contagia y en los tiempos que corren es muy positiva».

Otra de las novedades se encuentra en el subsuelo. Las escaleras de acceso al entresuelo del local emanaban una sugerente luz cálida que actuaba como reclamo. Iluminado con un neón escarlata, El Club Rojo, un espacio estrenado antes del cierre y que pocos conocen, es el refugio de los melómanos: allí los clientes podrán tomarse su cocktail predilecto mientras escuchan sus vinilos en los viejos tocadiscos de la sala, «con el volumen bajo y sin molestar a los vecinos».