El «Good Beer Spa», en el sur de Bruselas, fue fundado por Benedict Biebuyck, de 42 años, y su novia Ana Bordonada. | YVES HERMAN

0

Los belgas podrán pronto relajarse con lúpulo y cebada, ya que una nueva experiencia de spa de cerveza está a punto de abrir por primera vez en Bélgica. El «Good Beer Spa», en el sur de Bruselas, fue fundado por Benedict Biebuyck, de 42 años, y su novia Ana Bordonada después de probar uno en Praga, en la República Checa, hace dos o tres años.

Biebuyck prepara la mezcla para el jacuzzi: lúpulo, levadura y malta combinados con cerveza y luego la vierte en el jacuzzi, donde los clientes se sentarán durante 45 minutos.
Antes de la apertura del 4 de junio, invitaron a algunos vecinos que dijeron que disfrutaron de los aromas y el ambiente relajante.

«Escuché que realmente rejuvenece la piel así que, quién sabe, ¡podría hacerme ver 10 años más joven! ¡Y también me gusta el olor, es muy natural, me siento muy en la naturaleza!», dijo Aleksandra Tarchini, una diseñadora web de 34 años de Bulgaria, a Reuters.

Customers enjoy a beer while relaxing in a jacuzzi full of hot water and a mixture of ingredients used to make beer at the Good Beer Spa in Brussels

Sin embargo, los dermatólogos pueden no estar de acuerdo sobre los beneficios para la piel. Vera Rogiers, jefa del departamento de dermatocosmética de la Universidad Libre de Bruselas, dijo a Reuters que le preocuparía sentarse en un baño durante 45 minutos ya que rompe la función de barrera de la piel. «Estas sustancias, estos productos naturales contienen bastantes sustancias activas, pero no se trata solo de sustancias activas, la concentración juega un papel importante», afirmó.

«Esa concentración es extremadamente baja, así que si vas y te sientas en la mezca con una concentración baja, no hace nada por la piel», agregó. Biebuyck y Bordonada ahora esperan ansiosos recibir al público el mes próximo, que podrá reservar un jacuzzi privado para dos personas por 115 euros (139,10 dólares). El precio incluye acceso ilimitado a cerveza servida del grifo.

Customers enjoy a beer while relaxing in a jacuzzi full of hot water and a mixture of ingredients used to make beer at the Good Beer Spa in Brussels