Moda sin tiempo

| Palma |

Valorar:
Elvira Heras, entre un vestido de campesina del siglo XVIII, estructuras y ropa interior creadas siguiendo el patronaje de la época.

Elvira Heras, entre un vestido de campesina del siglo XVIII, estructuras y ropa interior creadas siguiendo el patronaje de la época.

Julián Aguirre

Escapa de la moda actual y se documenta sobre prendas, conjuntos y complementos antiguos, especialmente del siglo XVIII. Elvira Heras Martí (Palma 1987) estudió Historia del Arte y Diseño de Moda, dos pasiones que fusiona en la confección de sus prendas. «Hago vestuario escénico y concretamente ropa de época. Nunca, ni para las colecciones de final de carrera, hice moda actual».

Durante los últimos siete años había trabajado como administrativa en una empresa, empleo que pierde a causa de la pandemia y se lanza a abrir su propio estudio. Instalada desde hace un mes en su taller de la calle Miquel Capllonch, 4, de Palma, se centra en la creación y elaboración de un portfolio para mostrar a compañías de teatro y productoras de televisión.

Entre sus trabajos en el teatro destaca el vestuario realizado para la obra de Jeroni Obrador Magallanes, protagonizada por Rodo Gener. Finalista en el concurso de moda Futur Adlib, de Eivissa, con la colección Vortice, confiesa que «esa propuesta fue una locura. También quedé finalista en Art Jove con la colección Astracoco, una conjunción entre lo abstracto y lo rococó. Dos mundos opuestos que fusioné y transporté a los tiempos actuales».

Sus prendas se pueden adquirir online, a través de una plataforma, mientras prepara su página web. «Por el momento hago las prendas que me apetece crear y las publico en la plataforma etsy, donde se vende arte y artesanía».

Patronaje histórico

Partiendo de la documentación e investigación de la época, comienza el patronaje. «Procuro que sea lo más fiel al patrón histórico. La época rococó, a nivel de moda, es la que más me gusta. Coso a máquina y con acabados a mano, y con tejidos que se acerquen a los de la época». Entre sus muestras, un vestido de campesina del siglo XVIII en el que el corsé es una de las prendas más complicada de elaborar; y una chaqueta negra, reproducción del cuadro La dama del abanico de Sánchez Coello (1570), además de prendas de ropa interior y estructuras como el verdugado o guardainfantes, entre otras.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.