Detrás de la barra / La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones

Forn de Campos: «Resistimos por los clientes»

| Inca, Mallorca |

Valorar:

El Forn de Campos mantiene su oferta a pesar de la disminución de la actividad.

C.Viera

El Forn de Campos es de esos establecimientos en los que se llama a los clientes por su nombre de pila y quien está tras la barra sabe lo que van a consumir sin que se lo pidan. En este caso son Fanni Recio y su hijo Francisco los que tienen esa especial relación con el cliente.

El café y panadería está situado justo al lado de los juzgados de Inca y esa situación ha condicionado siempre el rendimiento del negocio, también ahora, cuando la actividad de esa institución se ha visto reducida.

Francisco Recio, con su madre, está al frente del Forn de Campos, junto a los juzgados de Inca.

Como para todos en el sector de restauración, la situación es muy complicada para este negocio familiar, que ahora se ve obligado a mantener en ERTE a una trabajadora. «Desde que nos han prohibido tener terraza facturamos un 50 por ciento menos y eso que ya estábamos en un tercio de la facturación de un mes normal», lamenta Fanni Recio. El Forn de Campos, en la calle des Rentadors, permanece abierto gracias a su condición de horno de pan. Aún así los cafés son su producto más vendido. Como horno, venden también pan de varios tipos horneado en el propio local. La bollería también es de gran calidad y se prepara en el propio establecimiento, dándole un toque casero.

No disponen de servicio de encargo por teléfono, ya que la mayoría de los clientes fijos tienen el propio teléfono particular de la dueña para pedirle lo que quieran. Por encargo hacen bocadillos de todo tipo, ensaimadas y otros dulces, que se pueden recoger recién preparados y aún calientes.

Fanni Recio, en la barra de su establecimiento.

«Resistimos por dar un servicio a nuestros clientes fieles, pero si nos ponemos a echar cuentas, no sé cómo resultará. No quiero hacer cuentas, si las hago me desanimaré», sostiene Fanni Recio. Al igual que la práctica totalidad del colectivo de restauración, piensa que las medidas sanitarias han sido erráticas y muchas veces injustas con este sector. Pero de todas formas, mientras puedan, cada día, entre las 6 y las 14 horas, seguirán levantando la persiana para atender a sus clientes.

Bollería con un toque personal

Fanni Recio hornea la variada bollería que ofrece el Forn de Campos en el horno del establecimiento, aportándole siempre un toque especial y casero que marca la diferencia. Los crespells con chocolate blanco y negro son uno de sus productos más populares y demandados.