El trato cercano y personal es uno de los principales valores del Nar Mingo ubicado en Manacor. | C.Viera

El Bar Mingo, situado en la plaza Ramon Llull de Manacor, es uno de los establecimientos más veteranos que existen en la ciudad. Fundado hace 42 años por los padres de los actuales propietarios, Antoni, Mateo y Francisca Fullana, se definen como «el mejor bar de Manacor», y así lo muestran con orgullo en la frase grabada en sus ventanales.

«En marzo del año pasado, la plantilla la integraban 21 personas», señala Antoni Fullana, al frente de la barra. «Ahora solo quedamos los tres hermanos, que somos socios, y los fines de semana viene una cocinera a ayudarnos, contratada a media jornada». Ahora no les queda más remedio que alargar turno para cubrir los horarios, que van de las 6 de la mañana a las 22 horas, con una pausa a mediodía para comer.

Antoni Fullana, al frente de la barra de su bar, que gestiona junto a sus hermanos desde hace décadas.

El local se ha adaptado a la nueva normativa, con unas mesas marcando un estricto recorrido que permite a los clientes llegar hasta la barra y recoger sus pedidos con total seguridad.

«De momento aguantamos. Nuestra idea es al menos permanecer abiertos todo lo que podamos, porque si cerramos será más complicado volver a abrir». Su clientela es muy fiel y agradecen el apoyo constante durante estos tiempos tan difíciles.

Francisca Fullana, al frente de la cocina.

Trato personal

Lo que más valoran estos clientes son las tapas variadas, todas con el mejor sabor de Mallorca. A través de su teléfono 971 552 662 se pueden encargar comidas típicas como el tumbet o cualquier bocadillo o plato de los habituales en el bar. De momento no se han planteado organizar un servicio a domicilio.

Por el Bar Mingo pasan constantemente vecinos de Manacor. Todos son tratados por su nombre, demostrando que el trato personal y cercano es muy importante. Antoni mantiene la máquina de café en constante funcionamiento, pero es inevitable mirar con inquietud un local que hasta hace unos meses estaba lleno cada día de la semana.

Tapas para todos los gustos

La rica cocina típica mallorquina, con abundancia de tapas basadas en los sabores tradicionales, es la gran especialidad del Bar Mingo. Aunque también hacen bocadillos, este tipo de platos son los que más demandan los clientes. Actualmente se sirven para llevar, pero recién hechas.