Detrás de la barra / La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones

Forn Panord: repostería mallorquina a mano

|

Valorar:

La cadena de cafeterías y panaderías Forn Panord cuenta con establecimientos en distintos puntos de la Isla.

C.Viera

Forn Panord es una cadena de cafeterías y panaderías en plena expansión desde su inicio en 2016. Ahora está teniendo que hacer frente a una situación muy difícil. Gracias a estar considerados como primera necesidad por la venta de pan pueden continuar abiertos, pero con las restricciones sanitarias estrictas que solo permiten la venta para llevar. Esta situación ha perjudicado a la empresa, que obtenía gran parte de sus ingresos gracias al formato de cafetería que incluyen sus locales.

Cosme Cantarellas es el responsable de estos establecimientos y describe la situación por la que está pasando el negocio desde el local de Inca, situado en la céntrica Gran Via Colom. «La facturación ha bajado mucho y tenemos a gran parte del personal en ERTE», lamenta.

Dameris González y Cosme Cantarellas ante la fachada del establecimiento de Inca.

Lo peor para el empresario son los vaivenes constantes en las normas: «Nos adaptamos constantemente a unas restricciones que son necesarias, pero errá- ticas», afirma.

La empresa tiene un servicio a domicilio con el que sirven todas sus especialidades, hechas de forma artesanal, sin ningún producto industrial. Cantarellas señala que durante el confinamiento recibieron multitud de encargos a través de su web, panord.es, de ensaimadas o tartas para los que querían celebrar su cumpleaños en casa.

Las especialidades de Panord son todo tipo de dulces, siempre con un toque mallorquín. Su producto estrella son los cremadillos y en general todo tipo de hojaldres.

En el local se pueden recoger también pasteles, ensaimadas y, desde luego, bebidas para llevar, entre las que, como no podría ser de otra manera, el café es la estrella. También destaca una gran variedad de pan, desde barras a pan moreno o panecillos para bocadillo.

Los pasteles típicos son muy reclamados.

El horario de atención al público es el habitual, durante el que se puede ir al local para llevarse un café caliente o un suculento dulce. Para encargos como tartas o ensaimadas a domicilio, remiten a los clientes a su página web y sus redes sociales.

La mejor calidad artesanal

La repostería tradicional mallorquina es una gran influencia para las especialidades que elabora Panord. El hojaldre, con el que se pueden preparar muchas y muy suculentas recetas, es la base de los productos más consumidos en este horno. Los típicos cremadillos son la estrella.