Detrás de la barra / La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones

Cabrera Bis: «Es imposible salir adelante»

|

Valorar:
El Cabrera Bis se encuentra en la calle Bartolomé Rosselló-Porcel y sirve a domicilio. Foto: PERE BOTA

El Cabrera Bis se encuentra en la calle Bartolomé Rosselló-Porcel y sirve a domicilio. Foto: PERE BOTA

Pere Bota

Pamboli y Cabrera son dos nombres estrechamente relacionados desde que en 1983 los hermanos Cabrera, Antonio y Pedro, abrieron un bar-restaurante en la calle Can Baró, 9, junto a Tenis Mallorca, en Palma. Oriundos de Córdoba, llegaron a Palma en 1959 junto a su padre, Bartolomé. Antonio, herrero de profesión, trabajó en los astilleros hasta que en 1983 se hizo autónomo y prefirió ser dueño de su propio negocio junto a su hermano.

Como se explica en la Guía Repsol, «se especializaron en comida proletaria, el pa amb oli, que lo mismo se toma para desayunar, comer o cenar; aunque cuando se llena el bar es por las noches». Pronto el Cabrera se convirtió en una referencia y allí dio sus primeros pasos en el oficio Toni Cabrera, hijo de Antonio.

La ‘familia’ creció y Toni lleva las riendas junto a su hermana Andrea del Cabrera Bis, que tiene la misma filosofía: pambolis variados y de una calidad más que notable. «El otro negocio lo tuvimos que cerrar cuando se prohibió servir en las terrazas. Éste lo mantenemos a duras penas porque así es imposible salir adelante». A la falta de negocio, se suman los pagos a los que deben hacer frente cada semana: «Cuotas de autónomo, alquiler, luz... No haces negocio y encima tienes que seguir pagando», se lamenta.

El Cabrera Bis, situado en el número 24 de la calle Bartomeu Rosselló-Porcel, también cuenta con un importante espacio al aire libre usado como terraza, además de las 6-8 mesas del interior. «Abrimos este negocio en julio de 2019 y las cosas iban muy bien. Comenzamos con fuerza, el verano fue muy bueno, y el invierno también iba bien hasta que llegó 2020 y todo cambió». Tras el confinamiento de marzo volvieron a abrir con las restricciones de cada período, lo que se traducía en una falta de seguridad e incertidumbre difíciles de sobrellevar. Toni ha tenido que poner en ERTE a la mayoría de la plantilla. «No sé lo que va a pasar, pero no me extrañaría que el cierre se prolongara durante todo el mes de febrero», dice.

Toni Cabrera.

El Cabrera Bis sirve a domicilio y también se puede recoger el pedido en el local. Está abierto de lunes a sábado de 13:00 a 16:00 horas y de 19:00 a 22:30 horas.

‘Pambolis’ de campeonato

Pambolis de ahumados, de embutidos, de solomillo o incluso de langostinos con ali oli conforman el grueso de la oferta de este local, que también sirve cordon bleu, cachopo o secreto ibérico. Tampoco descuidan los entrantes ni los postres como el cardenal de Lloseta o diversas tartas.