Detrás de la barra / La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones

Las Tres Estrellas: «Ahora el negocio es casi nulo»

| Palma |

Valorar:

Cati Bordoy abrió su bar-cafetería Las Tres Estrellas en junio de 2019.

Pere Bota

Cati Bordoy, inquieta por naturaleza, estaba muy contenta con su panadería de la calle Francesc Julià, junto a la barriada de Son Gotleu, pero tuvo la oportunidad de alquilar un local más cerca del centro y en junio de 2019 abrió Las Tres Estrellas, una panadería-pastelería ubicada en el número 18 de la calle Jeroni Pou, muy cerca de las Avenidas. «Todo el género de panadería y bollería lo traemos de la otra panadería y además aquí, al ser cafetería, ofrecemos también toda clase de bebidas, preparamos bocadillos y también tenemos un plato del día que es diferente cada jornada». Cati se muestra muy orgullosa de sus bocadillos de calamares, que asegura que son únicos. «La lástima es que se venden pocos. Bueno, se vende poco de todo porque la situación está muy mal», señala.

Uno de los puntos fuertes de esta pequeña empresaria es el servicio que prestaba en residencias de tercera edad y colegios. «Diciembre era el mejor mes porque hacíamos un montón de actividades, entre ellas ‘chocolatadas’. Y este año, nada de nada».

: Bar Las tres estrellas.

Las Tres Estrellas es un local grande y diáfano gracias a sus grandes ventanales. «Antes de todo este problema venía mucha gente tanto al interior como a las dos pequeñas zonas de terraza que tenía, pero ahora el negocio es casi nulo».

Cati cuenta con un empleado a media jornada. A pesar de las dificultades, abre todos los días de la semana. «De lunes a viernes de 7 de la mañana a las 6 de la tarde, y los fines de semana cerramos a las tres de la tarde».

Ella no se rinde, pero reconoce que el momento actual es más que complicado. «Claro que se me ha pasado por la cabeza cerrar, pero hasta que pueda, aguantaré. A todo ello se junta que estamos a finales de mes, lo que tampoco ayuda a que la caja mejore».

: Bar Las tres estrellas.
Fachada de este bar cercano a las Avenidas.

El local era parte de un establecimiento de motos. «Yo sola lo reformé para adecuarlo a una cafetería. El local era muy grande y esta era la parte dedicada a los recambios. Me daría mucha pena cerrar».

Un gran esfuerzo diario

A pesar de la situación, Cati se esfuerza cada día por ofrecer el mejor servicio a sus clientes. Merecida fama tienen sus bocadillos, sobre todo el de calamares, pero además ofrece un plato del día para llevar, que cambia cada jornada, y pastelería dulce y salada que trae de su otra panadería.

: Bar Las tres estrellas.