Green y su familia piensan que el intruso debía haber entrado en la casa robando las llaves.

2

Monica Green tiene miedo de vivir en su propia casa. Madre de tres hijos y residente en Queensland, la mujer había notado fenómenos extraños en su vivienda durante un tiempo, pero pensó que sería producto de su imaginación y nunca le dio mayor importancia.

Sin embargo, un día, después de volver con sus hijos de una cita médica, Monica no pudo ignorar lo obvio. La puerta trasera estaba abierta de par en par, el aire acondicionado y la televisión, encendidos, y había un plato de nuggets de pollo a medio comer en la cocina.

La mujer llamó a la policía inmediatamente y, después, se dio cuenta de que, quizá, no se tratara de alguien que había entrado esa tarde en la casa, sino que, posiblemente, ya estaba viviendo allí desde hacía tiempo. Mientras revisaban la vivienda en busca de pistas, los agentes vieron que la tapa que llevaba al ático estaba entreabierta.

Al revisar la buhardilla, encontraron evidencias de que alguien estaba viviendo ahí arriba. No pudieron decir durante cuánto tiempo y cómo habían logrado pasar desapercibidos. «Me sentí violada. Sentí que mi espacio personal había sido invadido. Me sentí conmocionada, aterrorizada, asustada», comentó la señora Green a Courier Mail.

«Me encuentro constantemente temblando ante el menor ruido. Estoy revisando tres veces todas mis cerraduras antes de irme a la cama. Pasé la noche con mi familia aquí, pero estar sola en la casa me asusta», añadió. Pensando en sus sospechas, Green explicó que había muchas señales de que algo no iba bien. En una ocasión, se perdió la comida y en otra se desactivó el sistema de cámaras de seguridad, pero apenas le prestó atención a estos hechos en ese momento.

Green y su familia piensan que el intruso debía haber entrado en la casa robando las llaves y, por ello, han decidido cambiar todas las cerraduras. A pesar de ello, la mujer tiene miedo de que la persona regrese y, sin conocer sus intenciones, no sabe qué esperar si eso ocurre.

«¿Por qué estaba en el techo? ¿Cuáles fueron sus intenciones? ¿Estaba aquí para hacernos daño? ¿Estaba aquí para robar a uno de mis hijos? Se supone que soy yo quien los protege y siento que he fallado», dijo Monica Green.