La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones. | Youtube Última Hora

9

Será un local tradicional con un cocina aún más tradicional, pero ello no quita para que el Bar Mavi use de una forma muy activa las redes sociales para hacer llegar a los ciudadanos que siguen ahí, ofreciendo su oferta gastronómica a pesar de las dificultades del momento. «Hay que ser realistas. La situación es muy mala. Si estamos abiertos es por la fiel clientela del barrio que tenemos, que también hacen un esfuerzo por venir», explica Susana López, que lleva el negocio junto a su marido, Gabriel Llabrés, quien a su vez es la tercera generación de este bar con 65 años de historia.

El Bar Mavi, ubicado en 31 de diciembre, ofrece una variada oferta para llevar, entre la que destaca la decena de platos principales. «En invierno preparamos muchas variantes de potaje, hasta siete, y también tenemos fideos, frit y sepia a la mallorquina. Hay bastantes clientes que vienen una vez a la semana y se llevan varios platos», comenta Susana.

Susana y Gabriel han instalado un par de mesas a la entrada del bar-restaurante y cada día de martes a domingo de 9 a 15 horas están ‘al pie del cañón’. «Sabemos que lo que saquemos cada día va a ser poco, pero también nos sirve para mantenernos ocupados. El objetivo es perder lo mínimo posible».

Una oferta de lo más ‘variada’

El café es el producto para consumir al momento más demandado porque además es de los pocos que se pueden tomar mientras se camina. Para tomar en casa, además de los platos principales, el cliente puede elegir entre tapas, bocadillos, pa amb olis y una surtida bollería. Como les ha pasado a otros muchos negocios del sector, la terraza era uno de los principales reclamos y ahora que han guardado sillas y mesas, la acera ha ganado en anchura, pero ha perdido, y mucho, en vida.

Hace cinco años, con motivo del 60 aniversario del bar, los propietarios editaron un libro, cuyo título no podía ser más ajustado a la filosofía del local: Bar Mavi. Seixanta anys com a casa.

‘Variats’ personalizados

El variat es uno de los grandes reclamos gastronómicos de este local. «Lo que estamos haciendo es preparar los diversos productos por separado y así el cliente los puede juntar en su casa. Con esta personalización conseguimos una mayor satisfacción para él»,