Dolores Reynés cumple 104 años con salud y alegría

| Palma |

Valorar:
preload
Dolores Reynés ha encargado una buena tarta para compartir con su familia.

Dolores Reynés ha encargado una buena tarta para compartir con su familia.

En La Rambla vive Dolores Reynés Ripoll, que este domingo cumple 104 años. Ha visto como su calle, en la que ha vivido toda la vida, se ha renombrado varías veces: Vía Roma, luego Rambla de los Duques de Palma y ahora La Rambla a secas. De pequeña, Dolores se subía al tranvía que pasaba muy cerca de su casa, conocida como Can Reynés, la misma que ya aparece en las tarjetas postales que editó a principios de siglo la imprenta madrileña Hauser y Menet.

Tía Dolores, así la llaman todos, siempre ha sido siempre muy amable, jovial y positiva ante la vida con sus problemas y alegrías, «ese es, –comenta su hermana–, uno de los secretos de su longevidad». Nació en 1916 y desde pequeña ha leído Ultima Hora en casa: «Mi padre, el doctor Guillem Reynés Font, ya traía el periódico a casa».

Recuerda que su padre le contaba que la gripe del 18, cuando ella tenía dos añitos, fue un desastre, «no sé qué diría si viera lo que está pasando ahora», comenta sa Tieta. «Estoy fenomenal gracias a mi hermana, Carmen, que tiene 91 años, a mi cuidadora y a mis sobrinos que vienen mucho a verme». Dolores Reynés tiene claro como quiere celebrar su cumpleaños: «He encargado una buena tarta, tortells y coca de verdura, lo que pasa es que algunas de mis sobrinas, que son muy guapas, comen mucho dulce y veremos si me dejan un trozo de pastel, creo que algo dejarán».

El tío de tía Dolores fue el arquitecto Gaspar Reynés. Muchas de las casas históricas de Palma fueron levantadas por él. Su abuelo fue Miquel Ripoll Pons, comerciante solleric. Tras indagaciones varias, hemos averiguado que el verdadero secreto de tía Dolores es que solo come una galleta de Inca, cortada por la mitad y untada con un poco de mermelada o sobrasada, una para almorzar y otra para cenar. A veces se permite acompañar ese festín gourmet con algún canelón de atún. No cabe duda, hay que volver de lleno a los productos nuestros, buena prueba es la fortaleza de tía Dolores a sus 104 espléndidos años… ¡Y que cumpla muchos más!

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Jesus
Hace 8 días

Hay dos Gaspar Reynés, el padre de sa tia Dolores, médico y su abuelo que era maestro de obras y que tenía una gran casa con patio en Alaró.

Valoración:1menosmas

M. Fustet
Hace 8 días

Tota una institució, qui no ha sentit parlar de, ella? Una afarrada molt forta.

Valoración:10menosmas

Margalida Fuster Llabrés
Hace 8 días

Tota una institució sa tia Dolores, molta gent ha sentit parlar de, ella. Una abraçada a tota da familia, sobre tot a Carme Reynés.

Valoración:10menosmas

Jesus García Marín
Hace 8 días

PRECISIÓN. Creo, según la prensa histórica de principios del siglo pasado, que el padre de doña Dolores era Gaspar y no Guillem que es su tío y el gran arquitecto. Por lo visto tenía, don Gaspar, casa solariega en Alaró donde a veces ofrecía meriendas suculentas, por ejemplo a la Juventud Mariana, a la que sirvió "galletas, vino y abundante refresco", en el patio de su casa. En 1909 montó en Alaró una sucursal de su consulta en Palma. Debió vivir intensamente la gripe del 18, una de las victimas creo que fue su hermano el arquitecto Guillem. Los Reynés, familia con mucha historia y cultura, y así sigue, por ejemplo Jordi Vidal Reynés excelente historiador y escritor.

Valoración:15menosmas

Yomisma
Hace 8 días

Muchas felicidades y que cumpla muchos más!

Valoración:18menosmas

Pep
Hace 8 días

El gran arquitecto Reynés murió muy joven, contrajo la gripe del 18 en Barcelona. Felicidades señora Dolores¡

Valoración:12menosmas

I tant
Hace 8 días

Seguro que se acuerda de Diapositivas Matas, o Casa Delmonte que estaban en la misma finca.

Y, por supuesto, que cumpla muchos más con salud en compañía de todos.

Valoración:21menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1