Pandemia de coronavirus

Vuelven las bodas

| Manacor |

Valorar:

Mireia Parera e Isaac Hernández no retrasaron su encale y se dieron este sábado el ‘sí, quiero’ en la primera ceremonia oficiada en Manacor desde el 14 de marzo, con mascarillas en la iglesia.

Julián Aguirre

Fin a semanas de nervios e incertidumbres. Este sábado al mediodía Mireia Parera e Isaac Hernández se dieron el ansiado ‘sí, quiero’ en la parroquia de la Mare de Déu dels Dolors, de Manacor. Hace año y medio que la pareja había elegido el 20 de junio como la fecha de su boda. «Aunque hubiera sido nosotros dos solos con dos testigos, nos habríamos casado. Eso lo teníamos claro», explicaba hace unos días la novia.

Según el portal bodas.net, ese día se iban a casar 170 parejas y en los últimos meses vieron cómo se iban anulando las fechas. «Hubo mucha tensión, pero nos empeñamos en la idea de mantener la fecha», añadió Mireia, natural de Manacor. Por fortuna, la situación de la pandemia en Mallorca ha hecho que ayer se pudiera celebrar el enlace casi tal y como se tenía previsto.

De los 80 invitados iniciales acudieron este sábado 75 al enlace. Sólo faltaron unos familiares de Isaac, que viven en Barcelona y a quienes les fue imposible viajar a Mallorca por las circunstancias. Los invitados llevaron mascarilla en el interior del templo y, además, tuvieron que guardar una distancia de seguridad. Los novios fueron los únicos que no llevaban protección, y el oficiante, Francesc Xavier Riutort, además de amigo de la pareja, sí llevó mascarilla cuando la distancia era inferior a dos metros.

BODA POST COVID-19.
Isaac y Mireia se fundieron en un gran beso al salir de la iglesia convertidos en marido y mujer.

Crucero

Mireia, que trabaja en el departamento de Administración del Aeropuerto de Son Sant Joan, e Isaac, auxiliar de enfermería en Son Espases, han tenido que posponer su viaje de novios. «Habíamos contratado un crucero por el Mediterráneo y también íbamos a ir a Disneyland París. Al final, nos iremos unos días a Formentera y más adelante ya nos iremos de crucero», comentó la novia, de 30 años, que lució un vestido de Nuestras novias.

Isaac, dos años mayor que ella, trabaja en Traumatología y no ha estado directamente en contacto con los enfermos de la COVID-19, pero sí le han hecho todas las pruebas y siempre ha dado negativo.

Saludos

Antes de entrar todos los invitados a la parroquia, Isaac los recibió saludándoles con el codo y agradeciendo su asistencia. La novia apareció en un Seat 600 y fue aplaudida por vecinos y transeúntes de Manacor, quienes se alegraron ver de nuevo, tras el estado de alarma, una nueva celebración de este tipo. A la salida, no hubo lanzamiento de arroz, ni pétalos, sino que explosionaron unos cartuchos de papelinas.

Tras el enlace, la comitiva se desplazó hasta una finca privada del municipio, donde se celebró un convite que se alargó hasta bien entrada la noche.

El enlace religioso y la posterior fiesta fue un nuevo paso hacia esa llamada ‘nueva normalidad’, que estará vigente hasta que se encuentre una vacuna que logre vencer al coronavirus, según prevén las autoridades.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.