Leonel Montoya: «Un buen barman debe ser humilde, empático y educado»

| Palma |

Valorar:
preload
Leonel logró ganar la modalidad de Gin-Tonic con un combinado con base de G’vine, licor June, zumo de pomelo y sirope Monin pomelo. Este bartender afirma que se trata de un combinado sencillo, pues el gin-tonic tampoco permite trabajar en exceso otros aspectos como la decoración.

Leonel logró ganar la modalidad de Gin-Tonic con un combinado con base de G’vine, licor June, zumo de pomelo y sirope Monin pomelo. Este bartender afirma que se trata de un combinado sencillo, pues el gin-tonic tampoco permite trabajar en exceso otros aspectos como la decoración.

01-12-2019 | Antonio Barea

Natural de Venezuela y residente en Mallorca desde hace cuatro años, Leonel Montoya (1990) trabaja como jefe de bares en el Hotel Fontanellas, en la Playa de Palma. Con su gin-tonic con base de G’vine, licor June, zumo de pomelo y sirope Monin pomelo, Leonel logró preparar el Mejor Gin-Tonic en el 66 Congreso Nacional de Bartenders y Cocktails, en Pamplona, representando a Baleares.

¿Qué siente tras preparar el mejor gin-tonic de España?

—Participamos en varias competencias y modalidades, y en esta salí victorioso. Estoy bastante contento, lo di todo en todas. No pudo ser en algunas, fue en esta, y feliz por ello.

¿Qué diferencia su gin-tonic de uno corriente?

—En las competiciones se rigen por el reglamento de la International Bartenders Association. Se cuenta la técnica, el aroma, la decoración, etc. Me tiré a lo simple, ya que un gin-tonic no puede ser un cocktail muy trabajado en algunos aspectos. Lo hice sencillo y, al final, salió bien puesto.

¿Cuándo empezó en este mundo?

—Con 16 años en Venezuela comencé a llevar bandejas para allá, para acá, y luego me inicié en el flair. Empecé a estudiar, capacitarme, viajar, competir...

¿Cómo se dio cuenta de que quería dedicarse a esto?

—Cuando tenía 19 o 20 años vi que podía hacer grandes cosas con esto. Puedes competir, puedes avanzar. En ese momento, en mi país, estaba viviendo una situación económica bastante mala y pensé que si quería progresar, debía estudiar.

¿El flair bartending engancha?

—Sí, el flair engancha. Se basa en practicar, practicar y practicar. Muchas horas de sacrificio y tratar de no cometer errores en una final, porque por una tontería te quedas fuera.

¿Cuáles son las claves para ser un barman completo?

—Saber un poco de todo en la materia. Debes ser sencillo, humilde, empático y educado.

Tras la barra, la empatía es muy importante...

—Con los años, al tratar con tanta gente, más o menos sabes qué le puede gustar a alguien dependiendo de dos o tres preguntas. Vas descartando posibilidades hasta que das con lo que esa persona no sabía que quería.

¿Qué consejo le daría a los recién iniciados?

—Practicar. Que practique, entrene, estudie y tiré para delante. Que se enfoque y se ponga metas. Muchas horas de dedicación más allá de las horas de trabajo.

¿Algún toque maestro?

— (Piensa) Algún toque maestro... Observar, soy muy observador. Por ejemplo, sé qué errores cometí en este campeonato nacional y para la próxima competición me los ahorraré.

¿Cuál es su combinado favorito?

—Las Margaritas y los Negronis.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

—Lo que más me gusta es hacer cocktails, estar entretenido creando y mezclando. Hay días sin coktails que hacer y me aburro un poco más.

¿Y lo que menos?

—No sé, es difícil... ¡Cuándo llega el pedido! (Ríe) Tengo que ir a acomodar los almacenes, cajas y cajas y cajas.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.