Abraham Calero posa con una de sus obras en es Jonquet. | T. Ayuga

11

Pasear por la barriada palmesana de es Jonquet supone encontrarte con una jovencísima Natalie Portman en Closer junto a Simba de El rey León, a Elsa de Frozen haciendo migas con Jack Nicholson en El cartero siempre llama dos veces. Estas obras pertenecen a Abraham Calero (Madrid, 1976), un fotografo que, como afición, instala sus montajes en diferentes calles de Palma para generar diálogo.

Todo comenzó en julio del 2017, cuando el artista junto con Marina Molada elaboró un tríptico con varias fotografías que había tomado en Senegal. Calero explica que «todo lo que hago es a través de la fotografía, pero también lo relaciono con otras disciplinas». Su proceso creativo comienza cuando se genera una imagen en su cabeza. Despúes, «busco imágenes, las edito y las monto, ya que normalmente las obras son un fruto de varias imágenes, lo imprimo, recorto y pego».

Cine

El artista asegura que «comencé a hacer obras relacionadas con el cine porque está en mi bagaje cultural». Uno de sus intereses es que sean imágenes «perfectamente reconocibles», y aunque reconoce que hay una intención primaria lúdica, la infinidad de lecturas hace que cada persona vea la obra de una manera diferente. «El arte es un catalizador para que el artista exprese sus sensaciones, pero también para que al espectador le transmita sus propias impresiones», confiesa Calero.

En cuanto a la elección del barrio, Abraham Calero explica que «he trabajado en sitios como s’Escorxador y las obras no duran. Pero en es Jonquet me han tratado muy bien, y al final trabajas para el barrio». Apunta que no le han pedido obras concretas, aunque si le han hecho sugerencias, «como que lo haga en un fondo blanco para que resalte o que siga trabajando y haciendo más obras».