Esta paralización del servicio se produce en plena controversia laboral por la propuesta de ERE lanzada por la compañía en España. | Efe

12

Miles de usuarios han utilizado las redes sociales para expresar sus quejas por la paralización del servicio de internet de Vodafone. Lo han hecho haciendo uso, claro está, de sus datos móviles, porque a la wifi ni estaba ni se la esperaba; un hecho que ha motivado el enfado justificado de los clientes que pagan religiosamente por un servicio que no se les ofrece, y que ha convertido el nombre de la compañía en uno de los principales temas de conversación de la mañana en Twitter.

Otra de las reclamaciones más extendidas de los usuarios es la información que los servicios de atención al cliente de la telefonía ofrecen, que en muchos casos es escasa o directamente nula, a tenor de lo que ellos mismos publican en las redes sociales.

Además de cientos de usuarios anónimos, otros con perfiles más seguidos y públicos, que precisamente se sirven de internet para su trabajo, han sufrido las consecuencias de la paralización, de la que por el momento, se desconoce la razón exacta que la ha motivado.

Esta suspensión del servicio, que en ciertas zonas de España se inició ya este lunes por la noche, coincide en el tiempo con una controversia laboral en Vodafone España, donde los sindicatos tratan de renegociar la oferta del expediente de regulación de empleo (ERE) que la compañía presentó hace tan solo unas semanas, y que proponía despedir a un cuarto de toda la plantilla.

Sin aclarar el motivo de los fallos en el suministro, en Vodafone han tratado de compensar a los damnificados, asegurando que el servicio se irá recuperando con total normalidad a lo largo de este martes.