Imagen del anuncio de la celda. | Twitter

15

Encontrar un piso de alquiler a un buen precio es todo una aventura. Harta de los abusivos precios de las viviendas en España, una usuaria de Twitter ha decidido llevar a cabo un pequeño experimento social.

La tuitera publicó en su perfil un anuncio en el que se veían las fotos de la celda de una cárcel. El precio del alquiler era de 480 euros y en la información explicaba que se trataba de una habitación de 14 metros cuadrados y que estaba ubicada en Malasaña, uno de los barrios más de moda en Madrid.

Para su sorpresa, rápidamente empezaron a llegar los mensajes de las personas interesadas del alquiler, que estaban dispuestas a pagar casi 500 euros por una minúscula habitación.