Pseudoterapias, ¿son peligrosas?

| Palma, Mallorca |

Valorar:
preload
Una paciente recibiendo un tratamiento de reiki.

Una paciente recibiendo un tratamiento de reiki.

02-12-2018

¿Son peligrosas las pseudoterapias? ¿El Gobierno central está creando una polémica que se podría haber evitado? ¿Hay intereses creados para combatir las terapias alternativas? Estas son algunas de las preguntas que se hace la ciudadanía en torno a la polémica que lleva meses llenando páginas de los periódicos y programas en distintos medios de comunicación.

La ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, presentaron el 13 de noviembre el Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias desarrollado por ambos ministerios para hacer frente a estas prácticas que, según el Ejecutivo central, ponen en riesgo la salud de las personas. Para ello, tal y como anunció la ministra, contarán con el «conocimiento» en esta materia de los consejos generales de las profesiones sanitarias.

¿Pero qué es una pseudoterapia? Según el plan en el que trabajan los ministerios de Sanidad y Ciencias, «se considera pseudoterapia a la sustancia, producto, actividad o servicio con pretendida finalidad sanitaria que no tenga soporte en el conocimiento científico ni evidencia científica que avale su eficacia y su seguridad».

La directora general de Acreditación, Docencia e Investigación en Salud, Margalida Frontera, afirma que el Govern balear está «totalmente a favor de la regulación de las pseudoterapias», porque «lo importante es proteger la salud de la población, proteger a los ciudadanos de prácticas que puedan ser peligrosas para la salud y no tengan una evidencia científica».

Frontera añade que «hay que tener en cuenta que el plan está en una fase inicial, hay que ver cómo se consolida, para nosotros una de las cosas más importantes es que cuente con el apoyo del Instituto Carlos III».

Para el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Balears (Cofib), Antoni Real, es lógico que las terapias alternativas se regulen para evitar el intrusismo profesional. Por ejemplo, recuerda Real que «en las oficinas de farmacias se venden medicamentos homeopáticos»

Pero las opiniones están divididas. La Asociación Española de Quiroprácicos (AEQ) afirma que la decisión del Gobierno central de incluirlos en la lista de pseudociencias les ha caído como un jarro de agua fría. Desde la AEQ recuerdan que la Organización Mundial de la Salud (OMS) les considera profesionales sanitarios y que así está establecido legalmente en noventa países, algunos de ellos de la propia UE, como Reino Unido, Finlandia, Suiza, Italia, Bélgica y Francia.

Los homeópatas también han puesto el grito en el cielo y han acusado a los ministros Carcedo y Duque de persecución. Tanto es así, que la propia ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha asegurado que sería «osado» por su parte y «contradictorio» incluir la homeopatía o la acupuntura en el listado de pseudoterapias antes de realizar un análisis «riguroso».

En cuanto al descontento manifestado por determinados sectores con el plan, la ministra se ha mostrado abierta a escuchar todas las aportaciones, pero sólo «si aportan las evidencias de acuerdo con el método científico no serán pseudoterapias, serán terapias». Lo dicho, la polémica no ha hecho más que empezar.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

manumenorca
Hace 9 días

... más que peligrosas, son religiosas... y por tanto, sospechosas

Valoración:-5menosmas

Capet
Hace 10 días

Increible lo de este pais!!!! Se pone en duda la quiropractia cuando 90 paises la tienen reconocida, o la acupuntura, una practica milenaria de sobrado reconocimiento y efectividad.

Valoración:9menosmas

Tomeu
Hace 10 días

Es evidente, que son fraudes. Para creer por el simple hecho de creer, ya tenemos las religiones. Para todo lo otro, la ciencia y el método científico.

Valoración:-2menosmas

BURNE
Hace 10 días

Creo que lo más importante es hacer un diagnóstico correcto de la enfermedad que uno padece. Una vez diagnosticado que cada uno elija el tratamiento que libremente escoja. Eso sí, no hay que aprovecharse muchas veces de la ignorancia del paciente. Si uno tiene un dolor de cabeza porque tiene un tumor, alguna terapia alternativa le podrá disminuir el dolor, pero no lo curará. Personalmente las considero un fraude y un peligro para la salud pública pues retrasan diagnósticos y se puede morir por ello.

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1