El reto de los 100.000 pasos

| Palma |

Valorar:
preload
Los dos amigos, que contaron con la preparación física de Javi Melchor, comenzaron la prueba a medianoche en el gimnasio.

Los dos amigos, que contaron con la preparación física de Javi Melchor, comenzaron la prueba a medianoche en el gimnasio.

29-06-2018 | Julián Aguirre

Finalizaron agotados y con gran dolor de piernas, pero muy contentos de haber superado el reto de los 100.000 pasos en 24 horas. El pintor mallorquín Carlos Prieto y su amigo, también artista, Horacio Alcolea, afincado en Nueva York, son seguidores del youtuber Esttik quien continuamente lanza retos. Ambos decidieron intentar batir este desafío, pero con dos objetivos personales muy distintos.

Prieto, que prometió a su abuela Celia, fallecida hace cuatro meses, cambiar de hábitos –dejar de fumar, beber, hacer deporte y comer de manera más sana–, ha logrado bajar 18 kilos de peso durante este tiempo. «Tenía ganas de ponerme en forma y bajar de los 100 kilos», comenta. «Hice hipnosis para dejar de fumar y lo he conseguido. Me pesaban las piernas al subir las escaleras y comencé en el gimnasio Vital Fit. Así que como colofón a lograr todas las promesas, quise hacer el reto de los 100.000 pasos en 24 horas».

Debido a que el reto debía comenzar a las 00.00 horas, buscaron un gimnasio abierto 24 horas, logrando contactar con Hur, propietario del Happy Gym, a quien le estan muy agradecidos, al igual que a Javi Melchor, quien en un par de semanas los puso en forma. Así pues, Prieto y Alcolea comenzaron anteayer a caminar sobre la cinta hasta casi las tres de la madrugada, certificando los primeros 20.000 pasos. Bajo las estrellas, lluvia y algún relámpago salieron a la calle dirección Magaluf, donde llegaron a otro gimnasio de la cadena. Allí se volvieron a subir a la cinta sobre las siete de la madrugada, abandonando a los 60.000 pasos para volver a Palma. «Ha sido muy duro el regreso con el calor y el cansancio ya acumulado». Durante el camino, los dos amigos, que se conocen desde los 10 años, recuerdan anécdotas y comentan cómo les va la vida. Ninguno de los dos desiste en sus últimas zancadas. Se miran y ven como la aplicación del reloj marca los 100.000 pasos, (88 kilómetros) conseguidos en menos de 24 horas.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Nsue
Hace 12 meses

Yo si me llamo Horacio, no salgo ni a por el pan. xd

Valoración:3menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1