7

El mundo de la restauración y los historiadores del arte no dan crédito: la historia del Ecce Homo de Borja (Zaragoza) se ha vuelto a repetir, ahora en el municipio navarro de Estella, malogrando una escultura policromada del siglo XVI que representa a San Jorge a lomos de su corcel matando a la bestia.

La historia guarda numerosos paralelismos con la vivida por Cecilia, la mujer que con toda la buena voluntad y escasa pericia trató de darle una nueva vida a la obra. En este caso la 'restauración' fue llevada a cabo por una vecina interesada en las artes plásticas, pero en ningún caso una experta en la materia, a quien el párroco de la iglesia le pidió que rehabilitara la talla.

Sin embargo, los expertos lamentan que, como el caso del Ecce Homo borgiano, la 'nueva versión' se ha tragado literalmente la pintura original, y el daño será prácticamente irreversible, un daño con incidencia sobre esta pieza en particular y el bagaje histórico y artístico del patrimonio navarro.

Por este motivo exigen medidas proporcionadas y sanciones a quien corresponda.

Por el momento no ha trascendido la identidad de la encargada de los trabajos, aunque la escuela de manualidades de la localidad publicó en las redes sociales un vídeo del proceso creativo, que finalmente retiró.

Veremos si, como en el caso de Borja, Estella vive ahora una auténtica fiebre a nivel global y se llena de visitantes ávidos de contemplar 'in situ' su pieza artística con el aspecto renovado.