La música llenó todas las calles y plazas de Palma con motivo de la Revetla de Sant Sebastià 2018. | Jaume Morey

20

Animados por los buenos pronósticos meteorológicos los palmesanos y amantes de la música y de la fiesta en general, se dieron cita en las ocho plazas que llenarían toda Ciutat de cultura musical en la Revetla de Sant Sebastià.

Como viene siendo tradición, el escenario de Jacint Verdaguer (Pont del Tren), ?cuna? de la música más alternativa, ofreció el primer concierto de la noche. El dúo electrónico en verso, Jansky ?o lo que es lo mismo, Laia Malo y Jaume Reus? arrancaron los primeros bailes de la noche. A la pareja les siguieron los ritmos surferos de Beach Beach; los ingleses Peter & The Test Tube Babies con el mejor punk rock; el trío madrileño The Parrots y el post-hardcore de Saïm, que firmaron el colofón del escenario indie.

Mientras, en la Plaça d?Espanya ?uno de los espacios más concurridos año tras año? sonaban ritmos del pop rock con Lili?s House, que hacían bailar a pequeños ?y no tan pequeños?; The Dreaming Spires; Urtain; Maldita Nerea ?número uno en ventas? y Jordi Maranges. Apenas a unos metros de Plaça d?Espanya, el swing y los ritmos latinos encarnados por Timba Tumbet, Dirty Rices y O Sister! En definitiva, música alegre para mover el esqueleto.

Noticias relacionadas

Las castañuelas y el ball de bot reinaron en la plaza arcada, la Plaça Major, dedicada a las músicas del mundo. Al grupo Arreu le siguió Qanarusa ?con denominación de origen en Sencelles?, Nakany Kanté ?con su proyecto Un país per escoltar?, Mother Folkers y los recién nacidos Jès!

Cort, además del gran despliegue de cuerpos de seguridad y bomberos, se llenó de fusiones de electrónica y jazz a cargo de Pedro Trotz, John Grvy, Paula Serra y Uner.

Música para todos los gustos en Sant Sebastià 2018

Bajando hacia el Born, la marea de transeúntes iba in crescendo. Los más madrugadores aprovecharon para mirar escaparates o entrar en algunas tiendas todavía abiertas. La Plaça de la Reina, abarrotada, como suele ser costumbre, vibró con melodías nostálgicas de Aurora, grupo liderado por el cantaor Pere Martínez. Sin embargo, el rock andaluz de Medina Azahara ?plato fuerte de este espacio? animaría todavía más la velada. Después llegaría el turno de Taifa ?que se enfrentan a la mezcla de rock, flamenco y lmúsica andaluza? y La Rumba Nostra, que propusieron una fiesta más ?arraigada?. El sonido más pop fue el que se escuchó en Joan Carles I, con Jorra i Gomorra, Cirko, los ?populares? catalanes Txarango y La Gran Orquesta Republicana.

Para los melómanos del jazz y el blues, la propuesta más deliciosa se encontraba en la Plaça de la Porta de Santa Catalina, con los conciertos de las jóvenes promesas de la escena, como Eva Fernández, Highlands Project ?aunque sin la maravillosa y potente voz de Júlia Colom?, Romeo y Sissokho Afro Jazz.