Luna Servera, de Bodegas Son Vives, de Banyalbufar, explica la historia a Dan Graovac, el norteamericano, protagonista del documental. | Julián Aguirre

1

Dan Graovac es el protagonista de la serie documental I Love Wine, que estos días se graba en Mallorca, destinada al público norteamericano. No se trata de un experto, ni de una persona conocida, sencillamente es un hombre que gusta de saborear y conocer los vinos y los proyectos personales que hay detrás de cada bodega. Alicia Van Assche es la directora que dirige el rodaje, producido por MilOjos Producen, que recorre toda España buscando la esencia de los mejores vinos. «En Mallorca nos hemos encontrado una zona súper fresca en todos los sentidos. El sector está cargado de ilusión y es una zona que está emergiendo y Mallorca es frescura», asegura Van Assche.

En el capítulo dedicado a la Isla, de 52 minutos de duración y que cuenta con la colaboración de la Agencia de Turismo Balear, el Consell de Mallorca y la asociación de Petits Cellers, se pretende descubrir la cultura, la gastronomía, el paisaje y sus gentes, siempre con el vino como hilo conductor. El protagonista, Dan, es un norteamericano amante del vino que viaja a España descubriendo cada lugar que visita, conociendo a los bodegueros, enólogos, la producción y todo cuanto rodea al mundo del vino. Viñedos de la zona de Sa Calobra y el Torrent de Pareis, junto al Santuario de Lluc; la figura de Ramon Llull, la celda donde se alojó Chopin, los acantilados de Formentor o la bahía de Sóller son escenarios que saldrán en la serie documental I Love Wine, que fue presentada con el episodio dedicado a El Bierzo en la edición de MIPTV y MIP Doc en Cannes. Un trabajo que pretende finalizarse el primer semestre del próximo año y distribuirse a canales norteamericanos.

Durante la jornada de este martes Dan Graovac descubrió las cepas más antiguas de la Isla, Bodegas Ribas, donde quedó cautivado por sus caldos. Por la tarde, el protagonista, junto a su amigo, Greg Atlein, también norteamericano y consultor como él, visitaron los viñedos de Son Vives en Banyalbufar, siendo recibidos por Luna Servera.