Adrián, durante el paseíllo en la plaza de Valencia. | Manuel Bruque (EFE)

34

Adrián tiene ocho años y está enfermo de cáncer. Su ilusión es ser torero. Por esta razón, la semana pasada acudió a una corrida de toros benéfica en Valencia. El pequeño, que sufre un sarcoma de Ewing, formó parte del tradicional paseíllo.

Este hecho generó un revuelo de críticas en las redes sociales de los antitaurinos. Incluso una antitaurina llegó a desearle la muerte a este chaval. «Yo no voy a ser políticamente correcta. Qué va. Que se muera, que se muera ya. Un niño enfermo que quiere curarse para matar herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaaaa! Adrián, vas a morir», publicaba una tal Aizpea Etxezarraga en una red social.

La cuenta de perfil ha sido borrada, seguramente por miedo a represalias.

La Fundación Toro de Lidia ha emprendido medidas legales contra esta internauta. Además, numerosas personalidades se han enfrentado a ella. La presentadora Eva González la ha denunciado.

Noticias relacionadas