Los medios noruegos difundieron la noticia, que rápidamente se viralizó en las redes sociales. | Twitter

15

Una intensa línea de tormentas con abundante aparato eléctrico barrió la pasada semana parte de Noruega, y un rayo o varios de ellos causaron la muerte de más de trescientos renos en el Parque Nacional de Hardangervidda, el más grande del país, y en el que viven hasta 10.000 de estos mamíferos.

Con la calma meteorológica, un guardia forestal de la instalación dio con los cadáveres. Todos ellos se encontraban en una área de escasas dimensiones, apenas unos 50 metros de diámetro.

Es conocido que estos animales tienen un componente social innato, y se agrupan en manadas ante amenazas o peligros inminentes.

Quizás asustados por la gran tormenta que se les venía encima se agruparon casi apilándose, y ello fue devastador para los animales.

Las duras imágenes, difundidas en primer término por medios noruegos, dieron pronto el salto a medios internacionales y a las redes sociales.

Ahora, las autoridades medioambientales barajan qué hacer con los renos muertos.