Una nueva técnica permitirá al mayor obeso de España perder 200 kilos

| Granada |

Valorar:
preload
Juan Manuel Heredia (c), un joven de 29 años vecino de Algeciras (Cádiz), el hombre más obeso de España que este año ha llegado a pesar 300 kilos, acompañado de su esposa y del doctor Carlos Ballesta, a su llegada este lunes al hospital La Inmaculada de Granada momentos antes de someterse a la intervención de un novedoso bypass gástrico por laparoscopia para combatir su obesidad extrema con el que conseguirá adelgazar 200 kilos y mejorar su calidad de vida.

Juan Manuel Heredia (c), un joven de 29 años vecino de Algeciras (Cádiz), el hombre más obeso de España que este año ha llegado a pesar 300 kilos, acompañado de su esposa y del doctor Carlos Ballesta, a su llegada este lunes al hospital La Inmaculada de Granada momentos antes de someterse a la intervención de un novedoso bypass gástrico por laparoscopia para combatir su obesidad extrema con el que conseguirá adelgazar 200 kilos y mejorar su calidad de vida.

MIGUEL ANGEL MOLINA

El hombre más obeso de España, un joven de 29 años que este año ha llegado a pesar más de 300 kilos, se ha sometido este lunes a un baipás gástrico por laparoscopia en el hospital La Inmaculada de Granada, con instrumental e infraestructura especiales, para poder adelgazar 200 kilos.

La técnica permitirá que Juan Manuel Heredia, un joven de 29 años vecino de Algeciras (Cádiz), adelgace 200 kilos en un plazo aproximado de entre 18 y 24 meses.

La intervención se ha realizado en el centro laparoscópico del doctor Carlos Ballesta del citado hospital, especializado en estos tratamientos y con más de 3.000 enfermos operados anuales; es el único de estas características en Andalucía, que también realiza estas cirugías en Madrid y Barcelona.

El médico ha detallado que, a pesar de la dilatada trayectoria, las especiales características de Heredia ha conllevado un esfuerzo mayor y el despliegue de una infraestructura especial para adaptarse a las condiciones físicas del paciente.

El hospital ha adaptado su traslado, ha colocado una mesa especial para el quirófano que soporte su peso, doble cama, transporte en grúa e instrumental especial, ya que el material quirúrgico se ha adaptado para obesos extremos.

El joven, que llegó a la consulta de Ballesta derivado por su médico de cabecera, tiene una comorbilidad extrema, padece apnea del sueño, diabetes, hipertensión incipiente, hepatitis grasa severa, dificultad respiratoria y el sobrepeso ha deformado sus articulaciones.

Todo ello ha limitado su calidad de vida, ya que ha mermado sus movimientos y es dependiente para gestos cotidianos como levantarse o asearse.

«Se ha sometido ya a tratamientos y ha rebajado su peso, y será el paciente con más kilos que se someta a este tipo de intervención, que tiene como novedad que utiliza una técnica reversible porque se trata de un paciente muy joven», ha apuntado el cirujano.

Para abordar la intervención, el equipo médico ha utilizado un baipás de asa larga -un procedimiento ideado por Ballesta-, lo que permitirá al paciente adelgazar 200 kilos en un plazo aproximado de entre 18 y 24 meses.

La operación mixta reducirá la capacidad de comida que puede absorber el joven y además modificará el circuito de su aparato digestivo, aunque sin cortes en el intestino para que se pueda revertir.

«Se ha hecho un traje a medida de las características del paciente», ha resumido el doctor que lidera el equipo de la operación, que dividirá el estómago del joven para hacerlo más pequeño, con lo que pasará de albergar unos dos litros a cincuenta mililitros.

«Tendrá saciedad inmediata, no tendrá hambre; ahora tiene que esforzarse y comer muchas veces», ha apuntado el doctor.

Juan Manuel Heredia empezará a ingerir alimentos 24 horas después de salir de quirófano y podrá abandonar el hospital en tres días para afrontar una nueva vida en la que, durante los primeros meses, perderá una media de quince kilos mensuales para reducir el ritmo hasta los cuatro o cinco, con un control de ingestas y ejercicio.

Antes de someterse a la intervención, el paciente ha reconocido no hacer «caso» de los médicos y haber descuidado su alimentación, aunque ha confiado en una nueva vida en la que controlará su nutrición y su ejercicio para poder llevar «una vida normal».

«Por las mañanas me levantaba ya asfixiado, no puedo bajar al garaje y coger el coche, ni ir al cine, con mis colegas a jugar al fútbol, no puedo hacer nada», ha afirmado.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Marc
Hace más de 4 años

Le deseo suerte, si es una adicción el comer tiene una difícil solución, los alcohólicos, los drogadictos, los ingresan en un centro de desintoxicación y los apartan de estas adicciones que no hace falta las vean cada día, pero de la comida... como lo hacen para apartarte de ella? Has de comer varias veces al día.

Valoración:6menosmas

Ciudadano
Hace más de 4 años

"el paciente ha reconocido no hacer «caso» de los médicos y haber descuidado su alimentación"

Si esta persona no quiere hacer un esfuerzo para ayudarse a si mismo, ¿por qué tiene que hacer la sociedad un esfuerzo para ayudarlo?

Valoración:23menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1