Los Príncipes a su llegada a Mallorca el 21 de abril de 1956.

0

Tal día como hoy, 21 de abril, hace 60 años que Rainiero de Mónaco y su mujer, la ex actriz y ya princesa, Grace Kelly, llegaron en viaje de luna de miel a Mallorca, para disfrutar de dos semanas en el hotel Formentor, hospedándose en la habitación 322, bautizada desde entonces como la Grace Kelly Suite.

Contaba en Ultima Hora el desaparecido periodista Manuel Santolaria, que gracias a la intervención del cónsul de Mónaco en Palma, el conde de Ribas, pudo conseguir una entrevista con los recién esposados a bordo de su yate, el Deo Juvante II. En aquella charla -recuerda Santolaria-, Rainiero señaló que «el haber elegido Mallorca como primer punto de nuestro viaje ya dice mucho de mis simpatías por la Isla». En la noche del 22 de abril los príncipes de Mónaco desembarcaron en el hotel Formentor, donde cenaron, abriendo luego el baile que hizo en su honor Enrique Garriga, presidente del Club Náutico.

Durante su estancia en la Isla, que se prolongó hasta el 4 de mayo, los Príncipes asistieron a una corrida de toros en el Coliseo, a una cena de gala ofrecida en Capitanía General por la primera autoridad militar, Antonio Castejón, visitaron Palma, a las monjas de Madre Alberta y realizaron alguna excursión por el interior. En agosto de 1960 regresaron a Mallorca, hospedándose en el Hotel Nixe Palace. Y al año siguiente volvieron con motivo de la inauguración del Hotel Son Vida. Fue el 2 de julio de 1961. Volverían por última vez en 1964, en esta ocasión con sus hijos Carolina y Alberto.