La combinación del motor 4.0 Birturbo y el propulsor eléctrico de alto rendimiento le permite obtener una potencia de 843 cv.

El expresivo diseño con capó prolongado hacia abajo, cuerpo de la carrocería musculoso, habitáculo bajo y poderosa zaga fastback revela los genes deportivos de este coupé de cuatro puertas. Un elemento llamativo es el característico faldón delantero, que se orienta por la forma del AMG GT de dos puertas. Las formas y el acabado de este componente se integran armoniosamente en el dinámico diseño del vehículo completo. Las tomas de aire en los extremos del frontal son más anchas y su contorno se estrecha en dirección al centro del vehículo.

Dos atributos distintivos exclusivos en la zaga son el faldón trasero con tapa de la caja de enchufe integrada y el anagrama de modelo sobre fondo rojo y también embellecedores trapezoidales para los tubos de escape dobles. La placa E PERFORMANCE sobre los guardabarros destaca en la vista lateral el concepto de propulsión híbrida del modelo.

INTERIOR

En el interior del vehículo, entre otros, destaca el puesto de conducción widescreen incorporado de serie que dispone del sistema multimedia MBUX con visualizaciones y funciones específicas para la propulsión híbrida.

Otro equipo que aporta un valor añadido sensible y visible en este modelo es el volante AMG Performance incorporado de serie con su llamativo diseño de radios dobles y botones integrados sin solución de continuidad en la superficie.

Mercedes

MOTORES

En el AMG GT 63 S E PERFORMANCE la firma germana combina un motor V8 biturbo de 4,0 litros con un motor eléctrico síncrono de excitación permanente, una batería de altas prestaciones desarrollada en Affalterbach y la tracción integral completamente variable AMG Performance 4MATIC+. El tándem formado por el motor V8 biturbo de 4,0 litros y el motor eléctrico genera una potencia combinada de 620 kW (843 CV) y un par motor combinado máximo de más de 1.400 Nm. El resultado son prestaciones impresionantes del vehículo de serie más potente de la historia fabricado en Affalterbach. La aceleración de 0 a 100 km/h se completa en solo 2,9 segundos y la cota de 200 km/h se alcanza en menos de diez segundos. Su velocidad máxima está limitada a 316 km/h.

El motor eléctrico de 150 kW (204 CV) se sitúa junto al eje trasero, en donde se combina con una transmisión de dos marchas con acoplamiento eléctrico y el diferencial autoblocante del eje trasero con regulación electrónica para configurar una unidad de propulsión eléctrica (Electric Drive Unit, EDU) de dimensiones compactas

El tren de rodaje AMG RIDE CONTROL+ se basa en una suspensión neumática multicámara con regulación automática del nivel, unida a una amortiguación regulable adaptativa con regulación electrónica.

PRESTACIONES

Al igual que el resto de modelos híbridos de altas prestaciones de AMG, éste incorpora la regulación integrada del dinamismo AMG DYNAMICS que influye en la regulación del ESP, de la tracción integral y del diferencial autoblocante del eje trasero con regulación electrónica. Con ello se incrementa una vez más la agilidad, manteniéndose al mismo tiempo la máxima estabilidad.

De acuerdo con los valores extremos de potencia y las prestaciones resultantes, se monta de serie el sistema de frenos cerámicos de alto rendimiento AMG con discos compuestos y pinzas fijas con seis émbolos de color bronce delante, y pinzas de garra de un émbolo detrás.

Este sistema está adaptado al elevado dinamismo del vehículo, y presenta dimensiones mayores que en los modelos equipados solamente con un motor de combustión interna.

Los discos de freno de cerámica y fibra de carbono en el eje delantero miden 420 x 40 milímetros, los del eje trasero 380 x 32 milímetros.