El Skoda Octavia es una de las gamas de modelo más exitosas en el mundo automovilístico. | PETR HOMOLKA

0

El 5 de septiembre de 1996, el expresidente de República Checa, Václav Havel, dio la señal de salida a la producción del Skoda Octavia. Esto supuso el inicio de una historia de éxito única, ya que durante las siguientes dos décadas, el Octavia se convirtió en un superventas a nivel mundial, y sigue siendo el modelo más vendido de la marca. El primer año de ventas, los clientes del Octavia podían elegir entre dos motores de gasolina de cuatro cilindros o un propulsor turbodiésel. En mayo de 1998, el Octavia Combi amplió la gama del modelo; a partir de 1999, la versión familiar también estuvo disponible con tracción a las cuatro ruedas.

El último vehículo de la primera generación salió de la línea de producción en noviembre de 2010. Entre septiembre de 1996 y noviembre de 2010 se entregaron alrededor de 970.000 berlinas y más de 470.000 modelos familiares.
La segunda generación del Octavia continuó la historia de éxito de su predecesor de forma perfecta: entre 2004 y 2013, 1,6 millones de clientes optaron por la berlina, mientras que 900.000 compradores se decantaron por el Octavia familiar.

La tercera generación del Octavia ha estado produciéndose desde noviembre de 2012. Hoy, este superventas está considerado el corazón de la marca y es extremadamente popular, tanto como coche familiar como en su función de coche de empresa. Desde el inicio de producción de la primera generación, más de cinco millones de Octavia han salido de las naves de producción. Además de la planta principal en Mladá Boleslav, el compacto también se fabrica en las plantas de China, India, Rusia y Kazajistán.