Previous Next
0

Todos los indicativos económicos apuntan a la pujanza del sector del automóvil, que vive sus mejores momentos desde el comienzo de la crisis económica en 2008.

Así, y a pesar de que el primer mes del año no suele destacar en matriculaciones, 2016 ha empezado con un pronunciado balance positivo, recogiendo la tendencia demostrada durante todo el año anterior, también en el caso de la compraventa de vehículos de segunda mano.

Precisamente en este segmento del mercado y gracias a las nuevas tecnologías podemos encontrar herramientas útiles para comprar y vender vehículos de manera fácil, cómoda y segura. De hecho, numerosos expertos hacen hincapié en los problemas que genera un parque móvil obsoleto, como el que para muchos es el caso español.

Por ello, cambiar de vehículo renovando aquellos que contaminan más y representan en potencia un mayor peligro en carretera debería ser una prioridad, que el mercado de segunda mano pone más al alcance del consumidor y su bolsillo.

Así lo destacan también los profesionales del sector. Por ejemplo, desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles (ANFAC), consideran como algo positivo que el mercado no esté estancado, destacando que la paulatina modernización de los vehículos es fundamental para paliar el problema de la contaminación, que atenaza especialmente las grandes ciudades españolas, ya que en términos generales más tecnología significa menos emisiones.

En este sentido, Jaume Roura, presidente de la patronal de concesionarios FACONAUTO, deseó recientemente que sigan siendo las compras de las familias las que tiren con más ímpetu del crecimiento de la automoción española. Y es que éstas han sido, según su visión, las responsables en mayor medida de la recuperación experimentada en los tres últimos periodos.

Finalmente, desde la asociación española de vendedores de vehículos a motor (GANVAM), su presidente, Juan Antonio Sánchez, espera que se decida de una vez por todas el panorama político actual, a tenor de que la inestabilidad representa un «mal aliado» para consolidar plenamente la recuperación económica y la confianza del mercado.