La celebración del Splash-In llegará el año que viene a su quinta edición. | X. SERRA

La recién constituida Asociación Española de Hidroaviación ha iniciado una ronda de contactos institucionales en busca de apoyo para su proyecto más ambicioso: la creación de un centro de estudios en hidroaviación que reúna todas las titulaciones homologadas en la Unión Europea y cuya sede esté en el Port de Pollença. Así lo anunció ayer el presidente de la Fundació Aeronàutica Mallorquina (FAM), Miguel Buades, que a su vez preside la nueva asociación española.

Los expertos reunidos ayer en Pollença para la presentación del evento de hidroaviones Splash-In que se celebrará en 2023, apuntaron que ya han mantenido contactos con eurodiputados, y ahora buscan el apoyo municipal, del Govern y del Consell de Mallorca para impulsar este centro de estudios especializados en hidroaviación. «Nuestra ilusión es que los jóvenes conozcan las posibilidades de la hidroaviación, que son muchas más allá de la prevención de incendios; y el Port de Pollença podría acoger un centro de estudios homologados en toda Europa, si contamos con el apoyo social e institucional para ello», apuntó Buades.

V encuentro internacional

El Ajuntament de Pollença acogió ayer la presentación del V Splash-In, que se celebrará del 27 de abril al 1 de mayo de 2023 entre Los Alcázares y el Port de Pollença. Ayer, Buades y su equipo estuvieron acompañados por el alcalde de este municipio situado en la ribera del Mar Menor, Mario Cervera, y su concejal de Comercio, Pedro José Sánchez; el alcalde de Pollença, Andrés Nevado, y el teniente de alcalde, Tomeu Cifre; representantes de la Guardia Civil y el coronel jefe del aeródromo militar de Pollença, Alberto Sevilla.

Los hidroaviones y pilotos participantes, que llegarán de distintos países, saldrán el día 27 de Los Alcázares, en Murcia, donde se ubica la primera base de hidroaviones que hubo en España. Luego visitarán Son Sant Joan, en Palma, y el día 29 llegarán al Port de Pollença, donde podrán ser visitados por el público en tierra y habrá alguna exhibición aérea; el 1 de mayo regresarán a sus lugares de origen. La organización del Splash -In reivindicó las posibilidades de los hidroaviones. «Harían una gran función sanitaria, en vigilancia forestal o en salvamento de migrantes; y contaminan mucho menos que otros vehículos».