Cuatro de los diez integrantes de la familia Santiago Moreno. | Joan Socies

Tras el desalojo, para unos, y desahucio para otros, de la familia Santiago Moreno este pasado jueves en Llucmajor, cuatro de los diez integrantes pasaron la noche en la calle. Lo hicieron bajo el catafalco de la plaza de Espanya, delante del ayuntamiento de Llucmajor. Un espacio que ocuparon durante toda la mañana de este viernes y que al mediodía la Policía Local procedió a vallar para evitar que volvieran a cobijarse allí de bajo.

Noticias relacionadas

Los seis integrantes con discpacidad de la familia fueron acogidos en casa de una persona que se ofreció de manera voluntaria. Tanto los integrantes de la familia como el portavoz de Stop Desnonaments, Joan Segura, afirman que están a la espera que alguien, principalmente del consistorio, les ofrezca alguna alternativa.

Desde el ayuntamiento de Llucmajor se remitió un comunicado en el que manifestaba que «a la familia, que ha sido atendida por los Serveis Socials del Ajuntament y el Institut Mallorquí d’Afers Socials (IMAS), se le ha ofrecido por parte del Institut Balear de l’Habitatge (IBAVI) diferentes opciones de alojamiento, que han rechazado». Además, asegura el consistorio, que «el IMAS también les ha dado otras alternativas, con la mediación del Ajuntament, que también han sido desestimadas».