Vista del interior del castell d'Alaró. | Lola Olmo

El pleno del Consell de Mallorca ha aprobado este jueves 6 de octubre una modificación de crédito de 1,1 millones de euros para la compra de la finca del Castell d'Alaró. Todos los grupos políticos han votado a favor salvo Vox, que ha optado por la abstención. El objetivo de esta modificación de crédito es agilizar lo máximo posible las gestiones para formalizar la adquisición formal de la finca con la actual propiedad y materializar «lo antes posible» la adquisición de los terrenos que son propiedad privada.

La modificación de crédito llega solo unos días después de que se hiciera público un anuncio de la inmobiliaria Living Blue que sacó a la venta la finca del Castell por 2,5 millones de euros. Ya hace años que el Consell de Mallorca anuncia su intención de hacerse con la propiedad. Encargó una tasación pública y el pasado 30 de agosto presentó el proyecto para ser financiado con el Impuesto de Turismo Sostenible. Aunque la consellera de Territori, Maria Antònia Garcias, ha asegurado en varias ocasiones que había un acuerdo de venta con la propiedad para adquirir el castillo por el precio tasado, la familia Ordinas (propietaria de la finca) niega que haya un pacto de compra por 1,1 millones de euros.

La familia Ordinas mantiene además que tanto las murallas del antiguo castillo, como la escalinata y la Torre de l’Homenatge forman parte de la finca que está en manos de Llorenç Ordinas y que no son de titularidad estatal como afirma el Consell de Mallorca, un hecho que sería determinante para la tasación. «En 1885 el Estado sacó a la venta la finca en subasta pública y se vendió toda la montaña del castillo excluido el Oratorio y la Hostatgeria, que están en manos del Obispado. Por lo tanto, el resto es de nuestra familia desde que la compró mi abuelo en 1935», explicó Miquel Àngel Ordinas a este diario el 22 de septiembre.