Las multas por este tipo de acciones oscilan entre los 1.000 y los 3.000 euros.

16

La Policía Local de Llucmajor evitó este martes el vertido de más de mil kilos de escombros en el entorno del torrente de Son Verí y en el Polígono Industrial de Son Noguera, hechos que hubieran supuesto una contaminación de la zona. Los responsables de estas acciones pretendían lanzar más de 50 sacas procedentes de obras de reformas. La    intervención de los agentes permitió identificar y denunciar a los infractores en el mismo momento en que se ejecutaba el vertido.

El alcalde de Llucmajor, Éric Jareño, mostró su satisfacción por esta acción de la Policía Local, «que hace seguimientos a través de anteriores vertidos para poder investigar y localizar a estos incívicos que contaminan el municipio». Jareño informó que «las sanciones por este tipo de acciones van entre los 1.000 y los 3.000 euros» a la vez que aseguró que «desde el Consistorio se aplicará mano dura con infracciones que lo que hacen es contaminar nuestro municipio y van en contra del medio ambiente». La Policía Local actuó de inmediato e instó a los sancionados a retirar los vertidos para que, de este modo, no quedaran restos visibles en el lugar que pudieran suponer una contaminación o un riesgo ante posibles lluvias al interferir en el cauce del torrente.

Se evitó el vertido y la contaminación.

Irresponsabilidad

El alcalde lamentó la actitud «irresponsable de aquellas personas que utilizan cualquier espacio de la vía pública para deshacerse de enseres voluminosos que ensucian el paisaje y que atentan contra la salubridad y la seguridad ciudadana». Esta intervención fue aplaudida por el Ajuntament. «Queremos felicitar a nuestra Policía Local por haber contribuido a la identificación y posterior denuncia de los causantes de estos hechos», concluyó Jareño.