Vecinos desalojados por el fuego en Vall d'Ebo. | Efe

El pueblo de Vall d'Ebo (Alacant) sufre estos días uno de los incendios más virulentos del momento, uno de los peores que se recuerdan en toda la Comunitat Valenciana en la última década. En Santa Margalida (Mallorca) muchos vecinos esperan con ansia las noticias que apunten a una pronta extinción de las llamas. Y es que, desde hace más de diez años, ambas poblaciones están hermanadas.

La relación viene de tiempos pasados, cuando numerosos vecinos de Santa Margalida trataron de arrancar una nueva vida instalándose en la Vall d'Ebo, de modo que muchos de sus actuales vecinos tienen sangre mallorquina corriendo por sus venas. Por ese motivo, en el año 2011 se explicitó sobre el papel y en términos de oficialidad la relación de hermandad entre los municipios valenciano y mallorquín.

Noticias relacionadas

En las últimas horas la televisión pública IB3 se ha interesado por el sentir de los vileros en un momento en que los parajes naturales de sus hermanos de la Vall d'Ebo se encuentran más comprometidos que nunca. La asociación Margalidans agermanats se mantiene en estrecho contacto con los vecinos afectados de Vall d'Ebo y no descartan acciones de apoyo, incluso sobre el terreno, a sus hermanos del otro lado del mar.

Tal y como recuerdan los miembros de esta organización que trabaja a favor del patrimonio cultural y etnográfico del pueblo no solo la Vall d'Ebo tiene una clara conexión mallorquina. No muy lejos de allí se encuentra Tàrbena, en la comarca de la Marina Baixa, una población que algunos han calificado como una pequeña Mallorca en el corazón de Alicante y que está plagada de reminiscencias baleares. Empezando por la misma placa a la entrada de la villa, un homenaje que recuerda y agradece a sus antepasados mallorquines el gesto de partir de su casa para dar vida a unos valles y montañas que hoy el fuego ha devastado.