Apesteguia, en Deià. | Lluc Garcia

El alcalde de Deià, Lluís Enric Apesteguia, y Joan Mayol, vicepresidente de la asociación Tramuntana XXI, han denunciado ante la prensa la grave masificación y saturación que padece la carretera MA-10 que recorre la Serra de Tramuntana, y que a su paso por el municipio de Deià es causa de aglomeraciones, embotellamientos y retenciones que inciden en la calidad de vida de los vecinos y en la calidad de la visita turística.

Ambos coincidieron en que es necesario y urgente poner límites a los accesos a Tramuntana y que deben hacerlo todas las administraciones implicadas de forma coordinada, en base a un previo estudio de la capacidad de carga de la carretera y de los municipios que atraviesa. El alcalde asegura que, aunque la saturación de la MA10 no es algo nuevo y lo venimos denunciando desde hace años «ahora se ha visto incrementada por la presencia diaria de grandes autobuses que ofrecen visitas panorámicas y que, por tanto, realizan una actividad empresarial que no sabemos si está autorizada».

Por su parte, Joan Mayol recordó que «Tramuntana XXI trabaja para la sostenibilidad de la Serra, tanto ecológica como económica y el turismo es fundamental para la zona». Pero advierte que esta masificación pone en peligro la sostenibilidad turística del paraje protegido. Considera que todas las administraciones implicadas deben poner en marcha para intentar poner freno a una afluencia absolutamente incontrolada».