Cada día se refuerza la red con varios camiones de agua. | Lluc Garcia

25

El Ajuntament de Deià ha hecho público un edicto de Alcaldía en el que se establecen a partir de esta semana fuertes limitaciones en el uso del agua potable para cualquier finalidad distinta al consumo humano. La escasez de agua en el municipio, que se viene repitiendo verano tras verano, obligando al Consistorio a adquirir varios camiones diarios de agua para garantizar el suministro, se ha traducido un año más en la prohibición estricta de usar el agua de la red pública para regar jardines o terrazas, rellenar piscinas o lavar el coche, entre otros usos.

Según el alcalde, Lluís Apesteguia, el suministro de agua potable para los usos de higiene y bebida está garantizado en todo el municipio, aunque remarcó que podría haber cortes puntuales debido a la regulación de la presión en la red pública. Apesteguia ha recordado que, como ha ocurrido en otros veranos especialmente secos, el caudal de la fuente de es Molí y el nivel del pozo de es Verger ha disminuido de forma preocupante.

Población

A la escasez de recursos hídricos en el municipio se suma en verano un aumento exponencial de la población con un gran incremento del consumo de agua. Desde hace más de un mes el Ajuntament ya tiene que abastecer diariamente la red con camiones cisterna que transportan el líquido desde Palma. Hay que decir que en años anteriores el Ajuntament suprimió los parterres con plantas durante las restricciones para evitar regarlos.