La ordenanza apuesta por una gestión sostenible del agua. | P. AGUILO

3

Gestión eficiente del consumo y uso del agua. Bajo esta premisa el Ajuntament de Calvià ha aprobado una nueva ordenanza municipal para una gestión sostenible de la reutilización del agua. La norma, pionera a nivel autonómico y estatal, regulará la reutilización de las aguas regeneradas municipales y las aguas recicladas que no son aptas para el consumo humano, más allá de las zonas ajardinadas municipales. Este es uno de los ejes del Plan estratégico de las Infraestrucutras Hidráulicas del municipio que recoge otros aspectos importantes como reducir la dependencia de recursos externos y seguir avanzando hacia el vertido cero, apuntan desde el propio consistorio.

Para hacerlo efectivo también se pondrá en marcha la Estación Regeneradora de Agua de Santa Ponça que permitirá multiplicar por 20 la disponibilidad de agua regenerada, así como el plan de extensión de este tipo de aguas que actualmente cuenta con 45 km de red hídrica y que podrá alcanzar los 150 km, según indican desde el consistorio.

«El plan es esencial para avanzar hacia la circularidad, la sostenibilidad y el vertido cero», señaló ayer el teniente alcalde y presidente de Calvià 2000, Marcos Pecos. Cabe señalar que durante los meses de verano la demanda de agua se multiplica 3,5 veces en el municipio, además de dejar de depender de suministros externos.