L'Alborada da el pistoletazo de salida a las fiestas de la Patrona en Pollença. | Punt Informatiu

0

Arranca, por primera vez desde el inicio de la pandemia, la celebración del simulacro de los Moros i Cristians de Pollença. Dos son las grandes novedades de este año, de una parte la limitación del uso de escopetas en las fiestas populares que el Ajuntament ha sorteado formando a los escopeteros que participan en el simulacro con un curso preceptivo. De otra, el regreso con más fuerza que nunca el batallón de mujeres que, tras su estreno en 2019 (impulsado por el colectivo La mala Pécora), no había tenido oportunidad de repetir.

La incorporación de las mujeres al Simulacro, ajena a las polémicas más conservadoras, supone en la práctica una vuelta a los orígenes y es que se sabe que la recreación de la batalla de 1550 comenzó en 1857 y participaban hombres y mujeres. Hay más de un centenar preparadas este año armadas con las husos y vestidas de blanco como el resto de las tropas cristianas. Cabe recordar que el simulacro de la Patrona es una recreación histórica del ataque en 1550 de los piratas capitaneados por Dragut al pueblo de Pollença que, tras una intensa lucha, salió victorioso capitaneado por Joan Mas.

Cumpliendo con la tradición, este martes de madrugada la banda municipal ha recorrido las principales calles y plazas del municipio tocando la Alborada, todo un himno para los pollencins y pollencines. Su música ha comenzado a sonar a las 5 de la mañana en el pueblo. Durante toda la mañana hay distintos actos institucionales, además del oficio que ha comenzado a las 11h. En el interior de la iglesia los cossiers realizarán el tradicional Ball de l’Oferta y a las 12.15 mostrarán sus danzas ancestrales ya en la Plaça Major.

A las 13h en el Ajuntament se celebra el acto más institucional, presidido por las autoridades municipales y extramunicipales. Es en este acto donde se entregan las distinciones de la Patrona 2022. Este año el pleno aprobó por unanimidad distinguir a un colectivo heterogéneo de personas vinculadas a la vida popular local, entre ellas al glosador pollencí, Antoni Bisanyes Cànaves, y al profesor de la UIB, Felip Munar Munar. Reciben también a título póstumo la distinción Antònia Mas Mayol «Real» y Antoni Palou Aloy «Gall». Los otros galardonados son la Associació de Camioners de Pollença (con motivo de su 50 aniversario) y la extinta asociación juvenil Onit.

El plato fuerte del día arranca a las 19 horas en la Font de l’Almoina con el simulacro de la batalla de Moros i Cristians. Joan Mas, representado este año por Salvador Esquinas, dará la voz de alarma y se encontrará con el temible corsario Dragut, (Josep Vives) que irá acompañado de su lugarteniente Joan Xumet y del abanderado Pep Carmona. Acabada la batalla, a las 21.30 horas en la iglesia tendrá lugar el tradicional Tedèum, de mossèn Miquel Tortell y en la Plaça Major se interpretará de nuevo la Alborada y el «Visca Pollença!», a cargo de la Banda de Música.