Estefanía Golzalvo, con la vara de mando. | Michel's

40

No hubo sorpresas. Estefanía Gonzalvo (PP) será durante los próximos diez meses la alcaldesa de Andratx tras prosperar una moción de censura cuyo debate transcurrió sin sobresaltos y donde se cumplió el guion escrito semanas atrás por Partido Popular, el PI y Cs. Se mantiene por tanto un tripartito al frente del Consistorio, aunque con cambio de color político salvo en el caso de los regionalistas, que seguirán en el equipo de gobierno con áreas de responsabilidad similares a las que disfrutaban hasta ahora.

Desde el PI quisieron escuchar hasta el último momento la propuesta de los socialistas para evitar el giro al frente del Consistorio, y tal como informaba ayer Ultima Hora, se mantuvo una reunión in extremis en la que se estudió la posibilidad de seguir de la mano de Més y PSOE, con un cambio de cromos: descabalgando a Toni Mir de la Alcaldía para dar entrada a otro regidor socialista. Sin embargo, finalmente se rechazó esa opción y ahora socialistas y ecosoberanistas llegarán a las elecciones locales de la próxima primavera desde la oposición. La sala de plenos se quedó pequeña este martes para acoger todo un desembarco de dirigentes y alcaldes del PP y del PI que quisieron dar apoyo a Gonzalvo, una afiliada que lleva años trabajando por la formación conservadora, y que vivió este martes el día más importante de su carrera política.

Gonzalvo estuvo arropada por la plana mayor del PP. A su lado estuvieron la presidenta, Marga Prohens; la secretaria general, Sandra Fernández; los alcaldes de ses Salines, Selva, Sóller, Escorca y Alaró, así como veteranos dirigentes como Margalida Moner y Paco Frau.

La nueva alcaldesa, cuarta en la actual legislatura, asume la vara de mando «desde la humildad» y siendo «muy consciente de lo que afrontamos y del reto que supone». La portavoz del PP se comprometió durante su toma de posesión a gobernar «desde el diálogo, desde la tranquilidad, desde el respeto y desde la moderación», y aseguró que trabajaraì «para que todos los andritxols se sientan orgullosos de su Ajuntament». Sin demasiado tiempo por delante para gestionar el Consistorio, Gonzalvo se marca como reto el aportar «una nueva manera de gobernar» el municipio y dotarlo así de «mayor estabilidad». De esta forma, confía ella en «cambiar el rumbo» que ha adoptado el Ajuntament d’Andratx tras algo más de un año con el socialista Toni Mir al frente.

Punto de vista
Lola Olmo

La memoria de las alianzas

Lola Olmo

En la recta final, se diría que ha sido una legislatura tranquila en la Part Forana, con algún amago de ruptura y dos mociones de censura –en Maria de la Salut y Andratx– y el PI en medio del lío en ambas. En el caso andritxol ha sido una ‘calma tensa’, con cuatro alcaldes en tres años. Al final, la política es como el cuerpo, que tiene memoria, y el pacto PP-PI ya funcionó entre 2011 y 2019.