Imagen de sa Caseta, en Llucmajor. | Endesa

0

Endesa ha puesto en práctica, a través de Enel Green Power España, un nuevo sistema de recogida de agua de lluvia que permite mejorar el rendimiento y la eficiencia de la planta solar fotovoltaica sa Caseta, en Llucmajor, al mismo tiempo que se reduce sustancialmente el consumo de agua. Es un sistema de almacenamiento del agua de lluvia, que recogen los paneles solares durante los meses de mayor pluviometría. Este agua se reutiliza a través de un sistema automatizado que reduce la pérdida de producción a consecuencia de la suciedad acumulada en la superficie de los paneles, así como el sobrecalentamiento de los mismos, según ha explicado Endesa en un comunicado.

De esta forma se incrementa la eficiencia de la planta, en los meses de mayor producción, consumiendo el agua almacenada, de forma que se aumenta el rendimiento y la eficiencia de la planta solar fotovoltaica de sa Caseta. Esta prueba piloto, que actualmente afecta a una parte reducida de la planta solar, está en funcionamiento desde el pasado 8 de marzo, y se ha conseguido gracias a la automatización y gestión del sistema de recogida de agua de lluvia que permite almacenar sólo el agua necesaria para llevar a cabo, de forma automática y remota, el proceso de limpieza y enfriamiento de los paneles solares.

Así, en los períodos que hay mucho polvo en suspensión o lluvia de barro, la planta solar genera un 12% menos de producción de energía, debido al polvo adherido a los paneles solares. El objetivo del sistema es limpiar de forma automática el panel fotovoltaico, manteniéndolo limpio y reducir la temperatura de forma diaria. Desde Endesa han destacado que el funcionamiento del sistema de limpieza de las placas ha provocado una mejora de la biodiversidad de la zona, auspiciada por el agua que circula por las canales del circuito de recogida.