Una postal turística de la época, del Archivo Planas. | @PlanasArchive

1

Entre las décadas de 1950 y 1970, las imágenes de las payesas de Mallorca vestidas con sus mejores galas, los vestidos de fiesta, se convirtieron en un icono de la Isla, un reclamo para el turismo, en los albores de la que después sería la principal industria de la Isla. Pero esa imagen idílica compuesta para las fotografías y postales de la época, no se corresponde con el papel que probablemente ejerció la mujer rural en la construcción del paisaje, y esa huella es la que quiere descubrir el proyecto de investigación Dones fent paisatge.

La colaboración entre la asociación Tramuntana XXI y Casa Planas, con el apoyo del Consorci Serra de Tramuntana, ha propiciado este proyecto de investigación, que tendrá como pilar el testimonio oral de mujeres que vivieran aquella época preturística. «Buscamos a mujeres que en aquellas décadas trabajasen en los oficios tradicionales de la Serra o fuesen las esposas de ganaderos, pastores, pescadores, nevaters, etc. para conocer cuál era su papel y cómo intervinieron en la construcción del paisaje que conocemos; queremos visibilizar cómo era el día a día de las mujeres de la Serra, que no tenía nada que ver con el que muestran aquellas postales idílicas», explica la técnica de Tramuntana XXI, Marta Ferriol. Por su parte, Casa Planas es un centro cultural que atesora el legado como fotógrafo y como coleccionista de Josep Planas Montanyà, quien desde mediados de los años cincuenta hasta su fallecimiento en 2016, fue testigo de todo ese devenir a través de su cámara y de sus encargos de revelado, pero también de su faceta como coleccionista de imágenes y postales de Mallorca incluso de principios del siglo pasado.

«Entonces se necesitaba una producción de imágenes de paisaje de Mallorca como reclamo turístico y Casa Planas cuenta con un archivo muy importante de estas fotografías que queremos identificar y combinar con el testimonio oral de mujeres que vivieron aquella época», explica Alelí Mirelman, directora de proyectos de Casa Planas. Esta investigación tanto para identificar las fotografías como las entrevistas serán realizadas por la periodista e investigadora Empar Bosch. Pese a lo lejano que puedan parecer hoy aquellos años, la respuesta ha sido muy satisfactoria. «Estamos encontrado muchas mujeres y tienen muchas ganas de colaborar; la imagen de la payesa era muy recurrente y la mayoría empezaban a trabajar siendo muy niñas, por lo que aún hay testimonios vivos», añade Mirelman.

La historia, en imágenes. Gadea Burgaz, becada en la residencia itinerante Paisatges Expandits en el Archivo Planas. El próximo viernes presentará su trabajo junto con Empar Bosch, quien realizará las entrevistas. Foto:MARIJO RIBAS

Un trabajo en construcción

El resultado de Dones fent paisatge se reflejará en una exposición que se estrenará a finales de año en Calvià en forma de exposición y entrevistas en formato audiovisual, aunque podrá itinerar a otros espacios si existe un interés. Y se plantea como un trabajo abierto que puede seguir creciendo con nuevas convocatorias de becas de investigación.

El apunte

La mujer payesa en la montaña: mucho más que ‘collidores d’oliva»

De aquella vida rural en las fincas de montaña de la Serra de Tramuntana, es muy conocido el oficio de ‘collidores d’oliva’. Muchas mujeres de toda la Isla, sobre todo de los pueblos del Raiguer y del Pla, trabajaban en la temporada de recogida de la aceituna desde muy niñas. El proyecto de Tramuntana XXI y Casa Planas quiere encontrar a mujeres que ejercieran éste y otros trabajos de subsistencia: fabricar carbón o hielo, cazar, cuidar del ganado, pescar, etc.