La idea es convertir la Colònia de Sant Pere en un núcleo más seguro y accesible. | R.P.F.

5

Un estudio de movilidad encargado por el Ajuntament de Artà ha detectado en la Colònia de Sant Pere un alto nivel de motorización (702,3 vehículos por cada 1.000 habitantes), superior al de Balears. Los residentes tienen una gran dependencia del vehículo privado para desplazarse fuera del núcleo. El Ajuntament de Artà  presentó a los vecinos este estudio a través del que se define la situación actual del núcleo costero en términos de movilidad. Un documento que servirá de base para redactar el futuro plan de movilidad que fomentará el uso del transporte público y la bicicleta.

Los residentes, a través de las redes, han podido contestar a un formulario y hace llegar las propuestas   que estimen convenientes para mejorar la situación y convertir la Colònia en un núcleo accesible y seguro para los peatones.

En la diagnosis, en cuanto al transporte público, se especifica que hay una parada bien situada en la plaza de la Bassa d’en Fessol pero se detecta que las frecuencias horarias no son adecuadas en días laborables y se reducen los fines de semana. De cara al futuro se plantean una serie de objetivos como ofrecer un transporte público competitivo, racionalizar y optimizar la circulación o hacer un núcleo para ir en bicicleta.