La Policía Local retirando el pino. | Punt Informatiu de Pollença

24

Pollença «celebra» su Pi de Sant Antoni. A pesar de las restricciones y la suspensión de la celebración de los distintos actos de Sant Antoni, entre ellos la subida al Pi, un grupo de vecinos de Pollença ha decidido actuar por su cuenta y arrastrar por las calles del municipio un pino. Varios jóvenes han procedido a la tala de un árbol y con un acuerda lo han pasado por distintas vías del pueblo hasta la Plaça Vella. Finalmente agentes de la Policía Local han desalojado el lugar.

Acompañados por el sonido de les xeremies y de algún que otro petardo, un grupo de jóvenes pollencins decidió ayer por la tarde llevar un pino hasta la Plaça Vella donde, en circunstancias normales, se tendría que haber celebrado la Pujada del Pi en el marco de las fiestas de Sant Antoni. El traslado del árbol con la ayuda de cuerdas comenzó por la calle Roser Vell y prosiguió por Sant Josep y Antoni Maura, hasta llegar a la Plaça Vella, donde un centenar de personas se había congregado al saber del hecho a través de redes sociales. Según detalló el medio local Punt Informatiu, el pino fue talado y preparado en una finca de la Vall de Colonya.

Noticias relacionadas

En poco tiempo se alcanzó el objetivo, al ser un árbol de pequeñas dimensiones en comparación con los ejemplares que el 17 de enero se plantan en el centro de la plaza para que los jóvenes pollencins intenten el ascenso hasta su punta. Numerosos curiosos grabaron las evoluciones de los jóvenes que trasladaban el árbol e incluso bromearon con la facilidad que supuso entrarlo en la plaza, en comparación con los pinos de más de veinte metros que se utilizan en Sant Antoni.

Moment de la entrada del pino en la plaza. Foto: Punt Informatiu

Una vez en la plaza, los agentes de la Policía Local de Pollença hicieron acto de presencia y solicitaron de buenas maneras a los presentes que desalojaran la zona, algo que se produjo en poco tiempo y sin ningún tipo de incidentes. Los policías retiraron el árbol a un costado de la plaza y la fiesta espontánea continuó en los bares cercanos. Cabe recordar que Pollença suspendió por segundo año la Pujada del Pi así como los tradicionales foguerons de Sant Antoni.