Muro tiene una incidencia a 14 días de 1.866,4 casos por cada 100.000 habitantes. | J. J. Monerri

5

Mallorca vive por segundo año consecutivo un Sant Antoni marcado por la pandemia del coronavirus. La explosión de casos positivos por ómicron ha obligado a todos los municipios de la Part Forana a cancelar sus actos festivos. Las cifras de casos activos son de récord y sitúan a todas las localidades de la Isla en riesgo extremo de contagios, con una incidencia a catorce días superior a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

Entre los municipios en los que se acostumbra celebrar Sant Antoni de una forma más intensa, sa Pobla es el que tiene la incidencia de coronavirus más alta. Con datos de la Conselleria de Salut facilitados este viernes, la localidad tiene 2.155 casos activos y a una incidencia acumulada a 14 días de 2.746,3 por cada 100.000 habitantes. Le siguen otros dos municipios que también viven con fervor las fiestas de invierno: Artà, con una IA14 de 2.630,3 por cada 100.000 personas (997 casos activos) y Manacor, con una IA14 de 2.629,9 por cada 100.000 habitantes (6.031 contagios activos).

Capdepera, donde tampoco habrá foguerons ni actos multitudinarios, también ha registrado un alza de los contagios en las últimas semanas. En el municipio hay 1.380 casos activos y la incidencia a 14 días se sitúa en 2.599,9 casos por cada 100.000 habitantes. También con una incidencia por encima de los mil casos se encuentra Pollença (IA14 de 2.377,2), que se volverá a quedar por segundo año consecutivo sin coronar 'U Pi'. En una situación similar se encuentra Son Servera con una incidencia a 14 días de 2.377,9 casos por cada 100.000 habitantes. De los pueblos en los que hay tradición celebrar la fiesta, solo dos se encuentran con una incidencia inferior a los dos mil casos. Muro tiene 915 casos activos y una incidencia a 14 días de 1.107; mientras que Sant Llorenç des Cardassar tiene una IA14 de 1.864,7.

Noticias relacionadas

La variante ómicron, que ha cambiado el panorama en este punto de la pandemia, apunta a que el pico de esta sexta ola no llegará hasta pasado las fiestas. El portavoz del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas de Baleares, Javier Arranz, advirtió hace tan solo unos días que «el factor Sant Antoni o Sant Sebastià en Mallorca va a conllevar más reuniones sociales, por lo que hay que ser realistas» en cuanto al inicio de descenso de esta sexta ola. A pesar de que no habrá grandes actos masivos, las autoridades sanitarias son conscientes de que se producirán pequeñas reuniones sociales en el ámbito privado. Por este motivo, hacen un llamamiento a la responsabilidad, a la distancia social y al uso de la mascarilla.

Cabe señalar, que la incidencia más elevada en toda la Isla se encuentra en el grupo de edad de entre 16 y 29 años con 3.822,9 casos por cada 100.000 habitantes. Esto se debe a que son una de las franjas de edad en las que más pruebas se están realizando en las últimas semanas y que, posiblemente, más interacciones mantendrán durante las fiestas populares.

Palma con la incidencia disparada y sin revetla

En Ciutat también se ha cancelado la revetla de Sant Sebastià y están prohibidas las torrades en la calle tras la explosión de contagios por ómicron. La incidencia acumulada a 14 días en Palma es de 3.078 casos por cada 100.000 habitantes. Mientras que la incidencia a 7 días, que es la que marca cómo va la aceleración, ha sufrido un leve descenso durante esta última semana y se sitúa en los 1.180 casos por cada 100.000 habitantes.