El germen de la Asociación Española de la Hidroaviación que se ha inscrito ante notario esta semana fue la celebración del primer Congreso Europeo de Hidroaviación que tuvo lugar el pasado mes de septiembre en el Port de Pollença.Participaron 94 congresistas de 14 países de Europa.   

10

La Asociación Española de Hidroaviación (AEDH) quiere recuperar la histórica Copa Schneider    desaparecida en 1931 y celebrarla en elPort de Pollença en septiembre de 2022. Ideada por el empresario y apasionado de la aviación Jacques Schneider, la Coupe d’Aviation Maritime fue la máxima competición internacional de hidroaviación que se celebró desde 1911 hasta su desaparición en 1931.

Si Schneider impulsó esta prueba con la idea de incentivar el desarrollo de hidroaviones prácticos y veloces capaces de operar en mar abierto, el presidente de la Asociación Aeronáutica Mallorquina y de la recién creada AEDH, Miquel Buades, recupera ahora el espíritu del original para promocionar la hidroaviación como un medio de transporte del siglo XXI.

«Confiamos en que a través de la nueva asociación consigamos desarrollar la hidroaviación en nuestro país que con sus 8.000 kilómetros de costa, dos archipiélagos, dos ciudades autónomas e infinidad de vías fluviales, lagos y pantanos, es idóneo para esta actividad. Sin duda aportará beneficios sociales y económicos para nuestra comunidad autónoma y todo el país», dice Buades. El presidente de la AEDH apuesta (como ya lo ha hecho en anteriores ocasiones) por Pollença para desarrollar este nuevo proyecto. «La Copa Schneider Siglo XXI que se pretende realizar en aguas del Port de Pollença en septiembre de 2022    servirá de gran promoción turística a nivel internacional», dice.

Buades explicó ayer a Ultima Hora que su intención es la de que los aviones despeguen y americen en el aeródromo militar por lo que tiene prevista una reunión el 15 de diciembre en el Ministerio de Defensa para solicitar formalmente los permisos oportunos. La nueva versión del trofeo contaría con dos pruebas, una de navegación marítima y otra de navegación aérea y los pilotos solo se valdrían de un reloj y una brújula para seguir la ruta, adelanta Buades. El presidente de la AEDH asegura que «no se sobrevolarán zonas pobladas».

La Asociación Española de Hidroaviación, que se registró formalmente ante notario el miércoles de esta semana «pretende unir a todos los amantes de la hidroaviación en España e impulsar la colaboración y la comunicación de personas, clubes, organizaciones e instituciones».Trabajará con las autoridades del Estado «para impulsar el desarrollo de la hidroaviación en sus diferentes áreas, privada y deportiva, formación de pilotos y actividades turísticas comerciales». El germen de la recién constituida asociación fue el primer Congreso Europeo de Hidroaviación celebrado el pasado mes de septiembre en el Port de Pollença. Participaron 94 congresistas de 14 países europeos.