Imagen de Consell. | Archivo

3

El Ajuntament de Consell está tramitando una modificación puntual de su normativa urbanística para tratar de salvar tres unidades de actuación que el Consell de Mallorca podría desclasificar al tratarse de ‘falsos urbanos’. Los tres sectores perderán la posibilidad de ser edificados si antes de final de año no se aprueba una solución alternativa más sostenible a la que está en vigor a día de hoy. El Ajuntament plantea a la institución insular reducir en más de 3.900 metros cuadrados la superficie total a urbanizar, rebajando el aprovechamiento urbanístico privado inicialmente previsto y ganando más suelo público para viales, parques, jardines urbanos y equipamientos.

Crecimiento

Ahora falta saber si la propuesta convence o no al Consell de Mallorca ya que aún implica el desarrollo urbanístico de 30.333,42 metros cuadrados de suelo hoy sin edificar.
Cabe recordar que la Llei d’Urbanisme de les Illes Balears (LUIB) introdujo el concepto de falsos suelos urbanos para referirse a aquellas unidades urbanísticas que, a pesar de estar previstas en los planeamientos vigentes, nunca se han llegado a ejecutar y carecen de servicios básicos. Da la potestad a los Consells de decidir qué falsos urbanos procede eliminar o cuáles se pueden revisar y justificar. En el caso de Consell hay tres sectores afectados: las llamadas unidades de actuación 3, 8 y 7. La primera está situada en la carretera vieja a la entrada del pueblo desde Inca a la altura de la fábrica de Polibas. Las otras dos quedan justo al otro lado del pueblo más próximas a la autopista. «Encargamos una modificación del planeamiento con una reducción de la edificabilidad y un incremento de las zonas verdes y del suelo para equipamientos», dice el alcalde de Consell, Andreu Isern.

«Es una reducción importante respecto a lo que estaba previsto en la normativa hasta ahora y también cambiamos la intensidad de edificación para que en estos tres suelos urbanos no consolidados se construya una tipología de vivienda más acorde a la tipología tradicional del pueblo, es decir casas bajas», añade. Con la nueva propuesta de ordenación la UA-3 pasaría de una superficie total de 4.351,11 metros cuadrados a 4.082,14 metros cuadrados. También ve reducida su superficie la UA-7 que pasa de 21.909,94 metros cuadrados a 18.095,32. La UA-8 en cambio incrementa su superficie total pasando de 8.007,06 meros cuadrados a 8.155,99 metros cuadrados de los que el 57,20 % serían de aprovechamiento privado.