Un bus transporta a los alumnos de Consell que cursan la ESO en Binissalem. | Redacción Part Forana

1

Padres y madres de alumnos de Consell y Alaró que cursan estudios de ESO en el IES Binissalem han expresado sus quejas por el servicio de bus escolar asignado este curso, que obliga a determinados estudiantes a esperar en el patio hasta su hora de entrada en la clase. Lo mismo ocurre en las salidas, los que terminan más tarde tienen que esperar hasta que el bus que ha realizado el primer viaje, regrese a por ellos, demorando su llegada a sus respectivos pueblos casi media hora.

Esta situación ocurre debido a que Educació contrata el servicio de bus escolar mediante el sistema «una plaza por alumno», pero no se tiene en cuenta la circunstancia de entradas escalonadas que Educació ha impuesto a los centros en prevención de la Covid-19. El curso pasado, la mitad del alumnado no acudía al centro, sino que recibía las clases online, mientras que este año son presenciales para todos los cursos. Para evitar aglomeraciones en las entradas y salidas, los alumnos de primero y tercero de ESO, así como los de primero de Bachillerato, tienen horario de 8 a 13:30 horas, mientras que los de segundo y cuarto de ESO más los de segundo de Bachillerato, entran a las 08:20 y salen a las 14:45 horas. En estos intervalos de diferencia, algunos alumnos tienen que esperar fuera, en el patio, a que el bus regrese, mientras que otros llegan muy justo o tarde a la primera hora de clase.

Desde la AMIPA del centro se ha remitido un formulario de incidencias a las familias para reunir sus quejas y hacerlas llegar de manera conjunta a la Conselleria y al instituto. «El curso pasado finalizó la contrata de transporte vigente y este verano se ha licitado de nuevo, pero ha quedado desierto para la zona de Consell y Alaró; el transporte que tenemos ahora corresponde a una contrata temporal de tres meses, y después de este periodo habrá que buscar una solución más definitiva», ha explicado la AMIPA a sus socios.

Educació manda

El nuevo director del IES Binissalem, Ricard Fores, admite el malestar generado en las familias por esta situación que «afecta a una treintena de alumnos en el horario de entrada y a unos sesenta en el de salida; faltarían más buses para poder hacer un trayecto para cada horario, pero es la Conselleria quien tiene que arbitrar una solución».

Desde la Conselleria d’Educació se ha achacado esta situación a «los problemas habituales de cada inicio de curso y que se van corrigiendo; el bus realiza un único viaje, no hay diferentes para cada horario y el centro tiene que tener un lugar habilitado para los alumnos que empiezan más tarde». No se tiene previsto hacer ningún cambio.

Punto de vista

Los ayuntamientos de Consell y Alaró pagarán un bus para los de Bachillerato

Los alcaldes de Consell y de Alaró se han unido para pedir a la Conselleria d’Educació una solución para los alumnos que cursan Bachillerato en el IES Binissalem, a quienes no les corresponde el transporte escolar al no tratarse de enseñanza obligatoria. Las familias, que se ven obligadas a organizarse para llevar y traer a los alumnos, habían pedido su mediación, pero Educació no ofrece alternativas. El alcalde de Alaró, Llorenç Perelló, aprobó ayer mismo en pleno la reserva de 10.000 euros para este bus, mientras que el de Consell, Andreu Isern, está dispuesto a financiar hasta el 50% de su coste.