Las calles entorno a la plaça de sa Font de Santa Margalida fueron el epicentro de la feria. | Gori Vicens

1

La Fira de Sant Miquel es la tercera del año que tradicionalmente se celebra en la Felanitx, aunque ésta ha sido la primera en un año y medio tras levantarse la prohibición motivada por las restricciones sanitarias debido a la pandemia. Comentar que ésta es la feria «más floja» ya que en cuatro semanas se celebrará la Fira del Pebre Bord que ha sido potenciada en las últimas décadas.

Este domingo, el tradicional mercado dominical -sólo por la mañana- se vio ampliado con el número de puestos habituales, y para celebrar la Fira el Ajuntament y algunas entidades organizaron actividades complementarias durante el fin de semana.

El sábado hubo una muestra de música y baile tradicional a cargo de la agrupación folklórica local S’Estol des Gerricó y en el programa Literanit, una reivindicación del papel que tiene la literatura en la vida, la filóloga y profesora Bàrbara Sagrera habló de ‘Natura i fraseologia’.

Fira de oportunidades

El fin de semana los comercios interesados aprovecharon para vender sus ‘saldos’ con interesantes descuentos y en la plaça Pax hubo actividades dedicadas principalmente a los más pequeños, con un concurso de elaborar helados con la colaboración de la empresa Gelats Neu d’Or, una Ludoteca, un espacio de juego para todas las edades así como una actuación infantil ‘Els pirates desaventurers’.